En el presente blog puede leer poemas selectos, extraídos de la Antología Mundial de Poesía que publica Arte Poética- Rostros y versos, Fundada por André Cruchaga. También puede leer reseñas, ensayos, entrevistas, teatro. Puede ingresar, para ampliar su lectura a ARTE POÉTICA-ROSTROS Y VERSOS.



miércoles, 9 de diciembre de 2009

tres mini relatos y un poema-miren eukene lizeaga

Miren Eukene Lizeaga, País Vasco, España








Abel y Caín




Juan y Pedro nacieron en Oriente u Occidente.
Siendo adolescentes, preguntaron a su tutor.
_¿ Porque nos amaestran en como tenemos que pensar, que sentir y actuar, aunque no estemos de acuerdo? _
El tutor aplicó la respuesta preparada para estos casos.
_Porque es necesario un criterio común para conservar nuestra civilización_
Callaron. La confirmación del adulto rotulado por la risa y llanto, les era revelada antes de tiempo. La soledad del ser humano los inició en su seno.
Juan se puso una venda deslizante en su cerebro, su corazón y su voluntad. Pedro no lo hizo.

Pedro fue un poderoso mandatario de Oriente u Occidente, que defendió y benefició a su país
A Juan, el médico, le faltaron años para, entre heridos, enfermos y necesitados de Oriente u Occidente, seguir recomponiendo el coste del beneficio y defensa del país de Pedro.








El ángel caído





Era un ángel que, todas las madrugadas, paseaba por las nubes para ver la tierra. Un día, se arriesgó a explorar las peligrosas nubes bajas. Pero pisó en falso, confundiendo con una nube la cima de una montaña. Murió, para resucitar en ser humano.
Desde entonces los ángeles solo pueden pasear por las nubes en grupo y con un buen guía. Y siempre hay ramos de estrellas, a los que posiblemente ángeles muertos que resucitaron en humanos pusieron nombres como Perseo o Corona Boreal, en memoria de aquel y de otros accidentes, en los que aventureros ángeles dejaron su vida.








La plaza





Vivió respirando vida desde el balcón, sobre las arcadas que identificaban la plaza donde se asentaba.
Los adoquines y las colgantes farolas entre los arcos que se abrían en “las de las puertas al mundo”, (así llamaba a los cuatro grandes arcos que delimitaban su vida) la amaban. Mutua fidelidad intacta plena de memorias compartidas.
Solo cuando llovía, el cristal empañado separaba su altar de inválida del reloj que oficiaba horas para ella.
Conocía a cada habitante. Cuando aparecían por primera vez en su cochecito y cuando desaparecían las menguadas siluetas.

Pero el ayuntamiento decidió renovar la plaza, incluidos piso y alumbrado.

El primer día de la obra, pidió que la arrimaran a la baranda. Justo cuando el reloj atronaba las 8, un camión cruzó “las puertas al mundo”. Entonces ella se volcó, para unirse a su amada vida.






“Vivir para los demás es la mejor manera de vivir para uno mismo"
Marcos Ana




Caen los refranes, sentencias, reclamos, consejos
que rechazamos, que admiramos
Declaraciones de buena voluntad
o temas de escarnio
Que nos impregnan, que se vician, que olvidamos…

¿Vivir para los demás es la mejor manera de vivir para uno mismo?
En esta, nuestra historia, de imprescindible autoafirmación,
en esta, nuestra historia, que nos arrastra a ocuparnos de lo inmediato,
de sobrevivir como personas en un caos de impotencias
¿Es una locura o un chispazo de sabiduría?
¡Tanto nos costó conseguir lo mucho o poco, que somos, que tenemos!
Es paradójico, que a pesar de nuestros límites, de nuestros egoísmos,
en el fondo sabemos que: “Vivir para los demás
es la mejor manera de vivir para uno mismo”
Porque la conclusión del ser humano es saberse en el Todo,
Transcenderse a sí mismo, en cada momento
es el justo sendero, el no fácil, pero inevitable destino