En el presente blog puede leer poemas selectos, extraídos de la Antología Mundial de Poesía que publica Arte Poética- Rostros y versos, Fundada por André Cruchaga. También puede leer reseñas, ensayos, entrevistas, teatro. Puede ingresar, para ampliar su lectura a ARTE POÉTICA-ROSTROS Y VERSOS.



miércoles, 4 de octubre de 2017

DESPLAZAMIENTOS CENTRÍFUGOS EN MUDANZA DE MAINOR GONZÁLEZ

Miguel Fajardo Korea





ARTÍCULO



DESPLAZAMIENTOS CENTRÍFUGOS
EN MUDANZA DE MAINOR GONZÁLEZ


Lic. MIGUEL FAJARDO KOREA
Premio Nacional de Promoción y Difusión Cultural
minalusa-dra56@hotmail.com  



       
                (Moravia/Guanacaste, Costa Rica). Mainor González Calvo (San José, 1974) ha publicado nueve libros: ocho de poesía y una novela, a saber: Calvarios y catarsis (1977); La sombra inconclusa (1998); Poemas para desmentir y especular (2001), Prosas antropófagas (2005); Esbozos de un citadino cualquiera (2008); El desaire del agraviado (2011), Fijaciones (2014); Las aventuras del Oso mañoso (2015) y Mudanza (2017).
         Trabaja como Académico en la Sede Guanacaste de la Universidad de Costa Rica, desde 1999. Su tesis de Maestría, en Literatura Latinoamericana, se denomina: "El Emperador Tertuliano y la Legión de los Superlimpios: novela plurilingüista y desestabilizadora del discurso oficial de la identidad costarricense de finales del siglo XX". Ha participado en recitales, congresos y simposios de literatura, tanto en el país como en el extranjero. 
         Ha editado su poesía en revistas nacionales y del exterior. Desde la Universidad de Costa Rica, junto con el colega Sebastián Arce Oses, se ha convertido en un gran promotor de la cultura literaria en este polo interior de la cultura costarricense.
         Últimamente, coordina las actividades anuales del Festival Internacional de Poesía de Costa Rica.  Dirige el Taller de las Seis, y participa con el Centro Literario de Guanacaste, fundado el 20 de marzo de 1974.
         Aduce  Mainor Calvo: “La poesía para mí significó un rescate, una razón de seguir mermando en este mundo inacabado. Sin ella, no habría hecho lo que llevé a cabo: ese buscar un significado en mi existencia. Por dicha la encontré. Sin ella, hubiera terminado siendo un músico frustrado o un profesor de secundaria con mal humor perenne”.
         El poemario de Mainor González Calvo. MUDANZAS (San José: Nuevas Perspectivas, 2017: 62), contó  con el respaldo de la Coordinación de Investigación de la Sede Guanacaste de la Universidad de Costa Rica. Su consejo editorial lo integran la ML. Neldys Ramírez Vásquez, el Dr. Édgar Solano Muñoz y el M.Sc. Ronny Ruiz Navarrete.  La revisión de pruebas estuvo a cargo de la Licda. Margarita Alfaro y el autor. El diseño de la carátula es un bello aporte de la académica y pintora Norma Varela Marín.
(*)     Con epígrafes de Eliseo Diego, Amparo Osorio, Ian Rodríguez  y Héctor Hernández Montecinos, el libro está compuesto por 51 poemas, cuyos títulos son literales.
         Fernando Savater afirma que “todos somos a la vez el forastero recibido en casa ajena y el anfitrión que le aloja y debe preocuparse por su bienestar En ese sentido, el poemario de González Calvo refleja el contexto de la migración interna, que ha debido enfrentar desde hace casi dos décadas.
         En “La Odisea”, de Homero, abundan expresiones puntuales,  en relación con el tema de los seres humanos que emigran, no importa la  circunstancia que haya generado dicha condición de desplazamiento, sea de carácter interno o de índole externa.
         Mainor González Calvo se trasladó a Guanacaste, por motivos laborales. En relación con su trabajo en la docencia expresa que: “Es una bella oportunidad que se tiene, como aficionado a la literatura, de desperdigar semillas de instantes, instantes de belleza que uno acumula tras haber leído algo de literatura. Creo incitar en las nuevas generaciones esa búsqueda de libertad, de crítica y de humanismo que solo el arte, y los cursos de Estudios Generales, pueden brindar”.
         Asimismo, hace ver: “No podría entender la universidad sin las Humanidades, sin Repertorios, sin Seminarios de Realidad Nacional, sin cursos de arte ni deportivos. Sería una fábrica de autómatas, no de seres humanos preocupados por su entorno y sus acciones”.
         Desde hace casi cuatro lustros, debió planear su mudanza, del espacio urbano capitalino, a un polo interior del país. Este sustantivo  registra 34 sinónimos, entre ellos: intercambio, permuta, mutación, desplazamiento, traslado. Por naturaleza, el factor humanidad es una especie  migrante. El fenómeno migratorio es, hoy, uno de los temas más dolorosos en nuestro planeta.
         El libro presenta cuatro núcleos temáticos: nostalgia y comprensión; extrañamientos y diferencias; asimilación del cambio; revelaciones e ironías.  Asimismo, inicia con el texto que da título al poemario, con un enunciado declarativo “He empacado mis pertenencias/ para enfrentarme por fin a la novedad (…)/ y me preparo para la aventura/ en otra geografía”. 
         El desplazamiento desde San José hasta Liberia signa un movimiento centrípeto, toda vez que el desplazamiento es desde la capital del país hasta la capital de la provincia de Guanacaste. El hablante no tiene dudas de que debe enfrentar la vida en otra parte de la geografía nacional, por lo tanto, es la suya, una migración interna: desde la capital nacional hasta uno de los polos interiores de la geografía costarricense.
         En criterio de González Calvo: “Tres valores de la identidad guanacasteca son los siguientes: mestizaje (de muchas culturas, no solo la española y la indígena), naturaleza apasionante y rescate de tradiciones. Esos son pilares que sustentan el Guanacaste de hoy en día”.
         Una vez hecha la mudanza geográfica, el hablante vuelca su proyección al cronotopo de la casa “refugio/ contra los tormentos más feroces/ y los terremotos inadecuados que provoca la existencia/ Isla/ en donde solo pueden llegar/ los felices de sentimiento”.
         En el aquí y ahora, la casa es morada, fortaleza, encierro, caverna. “En esta casa/todos los días se rompe algo o algo se estropea de pronto/ quizá como un aviso de que la vida no será más fácil a partir de ahora”.
         En su intenso estadio de soledad, el yo lírico expresa dudas y temores alrededor de la casa de 100 m2. “dispuestos para el futuro/ a veces me asustan sus muros/ y sus rincones liberan mis fantasmas”. Al final, concluye que la casa es una morada-fortaleza “donde se respire el candor de la alegría/ y se sienta el armazón de la seguridad”.
         Una vez instalado en su nuevo espacio geográfico, el hablante visita su terruño natal “en donde retozan mi familia mis recuerdos mis amistades”. Una vez realizada dicha visita, es importante la conversión que se opera, en la dinámica centrífuga, de la capital nacional a la capital provincial-, pues ya el hablante habla de “Regreso a casa”, es decir, a su nueva casa, “donde debo continuar  machacando la vida/ a pesar de la añoranza y el cielo que se derrite por encima de mi sombra”.
         En su nueva fijeza territorial, el hablante extraña sus amistades, pues “aquí nadie me conoce ni yo los conozco”. Extraña los lugares que frecuentaba, pero decide seguir adelante.
         Entre las particularidades de la nueva territorialidad, establece un esquema recolectivo en relación con numerosas situaciones: el calor sofocante, los fuertes vientos, los intensos polvazales, las provocaciones de un Doberman, los perros callejeros, la música ranchera, que se escucha, irónicamente, en una provincia con un enorme y vernáculo registro musical, entre otros.
         Llama la atención el contenido del poema “Hábito adquirido”, donde el hablante lírico sostiene que “Le estoy tomando gusto/ a la visita inevitable a los supermercados”.  Todo el texto es un fresco poético, donde se describe “quién lo iba a decir/ que me ha terminado por gustar/ esta práctica ineludible de asistir a los supermercados”, cada quincena.
         El carácter de ver, mirar e incorporar los elementos de la naturaleza, en el contexto de su nuevo territorio es muy interesante. Existe una poetización sobre diversas especies animales, a saber: sapos, alacranes, zompopos, hormigas, gusanos, moscas, iguanas, grillos, zanates, perros, pericos, zopilotes, congos, perdices, reses, luciérnagas, pájaros y murciélagos.
         El hablante muestra sus fobias o perplejidades ante algunos de estos animales, y sus poetizaciones resultan muy interesantes desde lo interior, por ejemplo: “He construido una muralla de líquido/ contra los insectos que buscan usurpar mi vivienda”. Respecto de las hormigas: “termino soñando que deambulo en sus mansiones/y despierto a cada momento/ imaginando sus patas encima de mi inconsciencia”. Sobre las moscas expresa “se filtran con descaro en la hora del almuerzo/ y los miembros de la familia/ deben cuidar con sigilo sus guarniciones”.
         El hablante, una vez asimilada su nueva condición de migrante interior, es crítico contra situaciones de su nuevo estadio  territorial. Ahora ya es un nuevo miembro de este polo interior de cultura. Es su compromiso social, entonces, procurar su mejoramiento holístico.
         A lo largo de su poemario, el hablante va dejando, paulatinamente,  el tono inicial de los recuerdos selectivos de su lugar natal. En “Proclama a los cuatro vientos” se da una especie de poética de la actitud “Uno debe ser diferente/ impenetrable como una roca/invulnerable como el acero/uno debe ser indestructible (…) uno debe convertirse en escudo/ en coraza de virtudes y de sueños/ en lucha por conseguir la habilidad/ de nunca rendirse ante la niebla de la incertidumbre” (el destacado es mío).
         Los temores, miedos, e incertidumbres iniciales de su mudanza, han sufrido una metamorfosis.  El poema precitado es una toma de concienciación de que se puede alzar los brazos, alcanzar el empeño “con solo un corazón rebosante de caminos”.
         Es decir, la mudanza interior se completó.  Hay una asimilación de la nueva condición de su territorialidad.  Lo diferente y la diferencia de sus búsquedas. La metamorfosis es evidente: La mudanza se convirtió en un nuevo camino, sin embargo, el hablante habla de caminos,  como una manera de vislumbrar, alguna otra mudanza, porque la vida misma es un viaje de encuentros y desencuentros; de entradas y salidas; de altos y bajos; de campo y ciudad...
         Ante la consulta de recomendar cinco libros, he aquí su listado: "Prosas profanas", de Rubén Darío; "La insurrección solitaria", de Carlos Martínez Rivas; "Chistes para desorientar a la poesía", de Nicanor Parra; "Espantapájaros", de Oliverio Girondo e "Historias Polaroid", de Luis Chaves”.
         En su autorretrato, el poeta de “Mudanza”, sostiene: “Mainor González Calvo es un costarricense, profesor, que le da un sentido a su vida garabateando desánimos en la existencia. Un poeta de convicción pero, además, docente para subsistir”.
         Concluyo con una cita del Canto II de “La Odisea”, de Homero: “¿Por qué quieres marcharte de aquí, recorrer largas tierras, siendo querido en tu casa?
         Mainor: en tu nueva Casa Guanacaste, Costa Rica, se te reconoce y admira por tu trabajo académico, comprometido con los jóvenes universitarios, a quienes debés encenderles la pasión por la palabra, que, en sí, es una mudanza, antes de la muerte, cuando se cierre el ciclo de la vida, porque, como dijo el  poeta argentino Rubén Vela (1928) “La poesía es el futuro de la muerte”…

         El poemario se presentó en la Sede Guanacaste de la Universidad de Costa Rica, el 30-8-17, y en el Museo de Guanacaste, el  6-9-17, en el cierre de la XXXI Semana Cultural de Liberia. El grupo  Teatro de la Agonía, representó tres de sus  textos: Mudanza, Primer día y La Negrita.


Lic. MIGUEL FAJARDO KOREA
Premio Nacional de Promoción y Difusión Cultural de Costas Rica
minalusa-dra56@hotmail.com

martes, 3 de octubre de 2017

JON ANDIÓN: UN MUNDO ABIERTO EN LA MIRADA

Miguel Fajardo Korea







artículo



JON ANDIÓN:
UN MUNDO ABIERTO EN LA MIRADA *



Lic. Miguel Fajardo Korea

Premio Nacional de Promoción y Difusión Cultural de Costa Rica

minalusa-dra56@hotmail.com



         Jon Andión Monis nació en Madrid,  en 1984, en el seno de una familia relacionada con la cultura. Desde su niñez asimiló la música, la literatura y el arte.

         Estudió en el Liceo Francés de Madrid, y obtuvo las licenciaturas en Derecho y en Ciencias Políticas, así como la Administración, en la Universidad Carlos III de Madrid.

         Vivió en Roma, donde cursó estudios de derecho y trabajó  en la oficina de patronazgo de los museos vaticanos; así como en Los Ángeles, California, donde obtuvo una maestría en Derecho y Negocios del Entretenimiento, en la University of Southern California, al tiempo que trabajaba como asesor en asuntos cinematográficos y musicales.

         Es políglota y músico. Actualmente, labora en una productora de cine en Madrid.

         Ha publicado cuatro libros: Palabras invisibles (Huerga & Fierro Editores, 2011); Soñar (Huerga & Fierro Editores, 2014); Entre cosas salvajes (Ediciones Perro Azul, Costa Rica, 2015) y, ahora, La mirada abierta (Casa de Poesía, Costa Rica, 2017). Es decir, es su segundo libro de edición costarricense.

         De entrada, el título del poemario de Jon Andión Monis: “La mirada abierta” (San José: Casa de Poesía, 2017: 80), es una invitación de compañía, para recorrer, mirar y ver sus contextos de referencia: un mundo abierto en la mirada, en los 51 poemas que conforman el libro; ocho de ellos, con títulos en inglés y francés.

         Jean Chevalier, en el “Diccionario de los símbolos” (4ª. ed.  Barcelona: Herder, 1995: 1107)  aduce: “La mirada es el instrumento de las órdenes interiores: mata, fascina, fulmina, seduce, tanto como expresa” (p. 714). Por ello, no cabe ninguna duda de que, la incursión del poeta en las artes pictóricas, musicales  y cinematográficas, significa un mapa polifónico en el contenido visual y dinámico de su obra en comentario.

         “Son todas las tardes las mismas olas en el pecho”, esa imagen remite, de inmediato, a visualizar una tridimensionalidad: tardes, olas y pecho. Y, en ellas, se advierte la conjugación de los elementos naturales  y corporales, en una simbiosis sugerente de su lenguaje poético.
         Su obra se enriquece con las imágenes pictóricas, a partir de la visualización de obras de 25 grandes artistas: Marc Chagal, Edward Hopper, El Greco, Salvador Dalí, Paul Cézanne, Camille Claudel, Vicente Van Gogh, entre otros.
         “El camino /se hace largo, y oscurece”. Aquí, la mirada se convierte en un camino, denso e intenso. El oscurecimiento responde a un criterio positivo, pues el vendedor de periódicos, solo debe esperar un nuevo día, para seguir voceando, y poder ganar el pan para la supervivencia de su familia. En ese sentido, la mirada se comporta como un elemento cotidiano, cuya alusión acrecienta  los esfuerzos de sobrevivir, cada día de la tierra.

         Asimismo, la mirada lee, pues adquiere una connotación integradora “El día /que te vuelvas a mirarme cambiaré /la blancura de esta piedra por el sueño de tu piel”. Es interesante observar la  concurrencia de un elemento  inanimado como la piedra, para  ser motivo de  cambio por el -sueño de tu piel-, bella figura, que adquiere categoría expresiva.

         Los siguientes versos ofrecen una oposición interesante: “La tierra canta, /los hombres callan, se agrietan, (…) /Viene el barquero /con el mundo en una vela”.    Se  asienta en  verbos  opuestos: canta/callan; agrietan/viene. Por intertextualidad, se infiere  la figura de  Carón o Caronte, el barquero de la muerte, cuyo nombre significa ‘brillo intenso’, sin embargo, esta vez, trae el -mundo en una vela-. Con ello, se desprende, la gran capacidad del yo lírico, para  que esa mirada abierta,  renueve esperanzas, en el sentido, que no todo está perdido. La muerte puede esperar, en este poemario de Jon Andión.

         En este mapamundi lírico, la naturaleza reserva un espacio estelar, porque es “El bosque austral, la selva perdida, /todos los comienzos”. Se deduce mucha esperanza en que los seres humanos seamos amigables con el medioambiente, con su sostenibilidad cotidiana.

         El  poema “Las navajas” es un texto crítico en torno de las condiciones sociopolíticas repetitivas, por desgracia, en cualquier parte del universo “y que solo miran las maderas de estos puños, madre, las maderas que nos harán temblar a todos (…) que vengan por mí, madre, que vengan, que no me hallará nadie”. El poema manifiesta un desafío. Su fuerza dialógica con la madre, le confiere una lucha frontal desde la unidad de la familia, contra todos los asedios de quienes detentan el poder, muchas veces, contra la voluntad del pueblo, por eso, son los perseguidores de la noche.

         La mirada abierta es vista como signo de fugacidad. “Mirar /es detener el tiempo/ perder la mirada en una estampa llena, vacía, extensa (…) firme / con la anchura de una madera que aguante toda nuestra historia / como una casa que permanece”. Es decir, quien mira y lo mirado, entrañan un efecto de revelación.  La mirada siempre será un acto de incompletitud; los demás mirarán completarán otras perspectivas.

         En el poemario de John Andión, existe una actitud dialógica entre lo masculino y lo femenino “inclinado hacia ti, leo el periódico, nuestra cercanía / es nuestro mejor discurso. /Se nos ve desde la ventana. /Somos algo de fuera, dentro”.

          Es claro que el cuerpo posibilita numerosos acercamientos interpretativos desde lo semiótico. Al leer este poema, como una aproximación corporal, el lenguaje se enriquece con todo tipo de alusiones a prácticas culturales amatorias. La oposición “fuera/dentro”, despliega un dinámico movimiento terrestre, tanto  de inicio como de conclusión. Asimismo, puede ser una demanda a la cercanía o fusión física en torno de la carnalidad.

         En la travesía poética sobre “La mirada abierta”, de Jon Andión, el yo lírico interroga sobre “¿Qué significa ser un solitario? Plantea diferentes versos-respuesta: “Un animal salvaje / dueño de su propio tiempo, / (…) /sobre la cara invertida de la multitud, /señor de su propia huella, amante efímero de la sombra. /A veces, /andar la noche por el filo de un sombrero, (…) con el que la puerta deja entrar /a la noche”.

          El tono de enfrentamiento entre el  yo y los otros, se acentúa con el carácter  de las sombras en la nocturnidad, por esa razón, no se ve la puerta, y solo se deja entrar a la noche.  El solitario sigue siéndolo, pues no entrevé la luz.  Es el conflicto estelar  entre mirar y ver, acciones diferentes, pero complementarias.


         En el poemario, se registra un espacio para los trayectos “Hay un lugar donde se guardan las distancias, el ahora encendido en su jauría, / el mañana devuelto a su comienzo”. En esa línea, se dicotomiza, tanto el ahora-mañana, como el encendido-devuelto, donde todo es un permanente comienzo, en el juego de la vida y de la condición humana, por eso: “Nadie pasa. Nadie para. Nadie, / como quien dice nadie”.

         En su asombrado remirar, el yo lírico trata de encontrar una guía, una luz, un sendero “¿Cómo contarte, Dios, todos los papeles perdidos./ La sangre, la memoria,/ toda la crudeza del mundo en un despojo, esta humildad que me viste los pies”, pero el hablante no es único en ese desolado sentir, porque “cientos que hay como yo”, porque se es parte de la multitud.
         El poeta es integrante del factor humanidad, por ello,  su voz es la de una multitud en los umbrales: “¿Qué buscarán en mí /que no encuentran en sí mismos? ¿De dónde esta sed? /si  ya soy /esa madera que labran”. Los seres humanos somos incompletitud, por ese motivo, se apela a una exploración, que obliga a buscar la unidad solidaria en los demás: “Todo parece un laberinto donde encontrarse”.

         En el poemario de Jon Andión “todo comienza, /pero vuelve a su principio (…) / un mapa invisible de la materia que asiste / a las preguntas del mundo”. Es decir, existe una reiterada preocupación por el comienzo y el final, en todos los órdenes de la vida. En todo caso, somos tiempo comprimido en este tránsito  terrestre, que es la vida de cada quien.

         Es interesante el eje temático de la luz “A la claridad se la espera. / Es como aprender a envejecer. /Elige la luz /los sitios por donde pasa?”  Según el “Diccionario de símbolos y mitos”, de José Pérez-Rioja: “Evoca la fuerza creadora, la energía cósmica y la irradiación solar”. La luz es un símbolo polisémico. Elegir la luz es una actitud humana, si queremos superarnos.  Si encontramos la luz, derrotamos a la oscuridad y sus propiedades negativas.

         Todos nos hemos extasiado frente a la infinitud del mar. El hablante no escapa de esa mirada inquisidora, cuando expresa “Mi vigilia /es solo parte del lugar. / Mi nombre /será siempre su comienzo”. La actitud de vigilia es otro comienzo, porque la vida pasa, como el oleaje irrecuperable para volver a tocarlo, porque al “dejarse ir. /Descubrirás el mundo” (…) “Me acompaña /cada uno que lo elige”.

         El hablante lírico denota escepticismo, en relación con el porvenir del planeta: “Quizás sea un escéptico el que nos salve. (…) Dos extraños renunciando a su verdad y en su renuncia contemplándose. / Me dijeron que humano es ser lo mismo. /Quizás sirva un extranjero de poeta, uno que aguante en su rechazo / la belleza”. Sin embargo,  la poesía es un refugio; su protección.

         En el poema “La mirada abierta”, que da título al poemario, el hablante deja leer una especie de poética contundente, donde expresa ser “ese recorrido de la vida por la vida, /soy ese surco ancho y vertical que juega a las colinas, /ese pulso salvaje que se acuerda de las flores, /ese vuelo hacia el vacío en busca del latido”. El uso de la primera persona del singular, intensifica y clarifica  las  preocupaciones de su existencia: “Pensar que el mundo es nuestro es equivocarse. / Pensar / que no lo es / es renunciar. /La modernidad es la sorpresa”.

         “La mirada abierta”,  de Jon Andión Monis, incorpora una diversidad de elementos, tales como: múltiples imágenes pictóricas, vendedores, poetas, soldados, vientos, cucharas, navajas, caminos, bosques, sueños, pinturas, cajas, océanos, abismos, corredores.  Asimismo, poetiza sobre Dios, San Pablo, el Gólgota, los agnósticos.  Igualmente, incluye intertextos y paratextos relacionados con César Vallejos, Pablo Neruda y Federico García Lorca. Además, alude a personajes mitológicos: Medusa y Perseo.

         En síntesis, John Andión, ha escrito al final de su poemario: “Supimos llegar /a donde se nos esperaba. /Teníamos un sitio /al que volver”.

         Por ello desde ahora, su poesía transita por el Guanacaste eterno, ya que has sabido llegar en el momento oportuno y, como buen caminante del mundo, ahora existe un sitio donde puedes regresar: armado de poemas, con la voluntad de compartir y confrontar tu obra, desde la mirada de todos, cada día de la tierra, en un  mundo desangelado, pero cargando el poema abierto de la vida.





Lic. Miguel Fajardo Korea

Premio Nacional de Promoción y Difusión Cultural de Costa Rica

Dirección: Apdo. 307 (50101), Liberia, Costa Rica. América Central

Correo electrónico: minalusa-dra56@hotmail.com
Número de celular: (506) 88 31 71 46


* Presentado en el Museo de Guanacaste, Costa Rica, el miércoles 4 de octubre del 2017, a las 6 p.m.

martes, 8 de agosto de 2017

APUNTES SOBRE EL PREMIO LA GRAN NICOYA

Lic. Miguel Fajardo Korea,
acompañado del Presidente de la República
de Costa Rica y su esposa




ARTÍCULO


APUNTES
SOBRE EL PREMIO LA GRAN NICOYA




Lic. Miguel Fajardo Korea
Premio Nacional de Promoción y Difusión Cultural de Costa Rica



         “Nicoya era el cacicazgo más importante del Pacífico norte de la actual Costa Rica (…)  La región de Nicoya se constituyó en la frontera sur de Mesoamérica (…) Los chorotegas, se instalaron en gran parte del territorio de Guanacaste, en especial la península de Nicoya.
         En términos arqueológicos, el territorio de Guanacaste forma parte de la región arqueológica de la Gran Nicoya, la cual se extiende desde el golfo de Fonseca en Honduras, recorriendo todo el Pacífico de Nicaragua, hasta el Pacífico norte de Costa Rica.
         En la Gran Nicoya existió un centro cultural constituido que floreció durante aproximadamente 2000 años. ​ Las investigaciones arqueológicas demuestran que la sociedad nicoyana logró alcanzar una compleja organización social y un elevado grado de desarrollo cultural” (https://es.wikipedia.org/wiki/Reino_de_Nicoya).
         En 1990, la poetisa Ligia Zúñiga Clachar publicó su poemario intitulado “Cielo aparte”.  En la p. 44, incluyó el poema  “Gran Nicoya-Guanacaste”, dedicado a los maestros Jesús Bonilla Chavarría y Héctor Zúñiga Rovira, a quienes me correspondió compilar su vasta y extraordinaria obra musical, años más tarde. El final del texto es un sistema recolectivo de gran fuerza expresiva: “Tierra Grande, Gran Nicoya”. Esos versos siempre  acuden a mi memoria, cuando valoro el legado de nuestra cultura vernácula.
         El infatigable gestor cultural  guanacasteco, Abdenago Torres Meléndez, popularmente conocido como “NAGO de NICOYA”, es el creador del Premio La Gran Nicoya. Todo empezó con las audiciones sabatinas de su programa “Nago de Nicoya: historia, leyenda y tradición”, trasmitido por Radio Sistema Cultural Nicoyano, cuyo gerente es  Saúl Cárdenas Vásquez. Asimismo, Marvin Vargas, de la Comisión de Cultura del Concejo de Nicoya, es el enlace con la comisión organizadora.
         El galardón se otorga desde el 2013 a un artista de la pampa, quien, como mínimo, debe registrar 25 años de intensa y ejemplar labor periodística, científica, artística, literaria, cultural, educativa, filantrópica o comunal, en favor de la  identidad del Guanacaste eterno.
         Hasta la fecha, los ganadores del PREMIO LA GRAN NICOYA son: periodista José Joaquín Fernández Castrillo, 2013; Ing. Carlos Arauz Ramos, 2014; periodista y pintor Otto Apuy Sirias, 2015; Dr. Aquiles Leal Gómez, 2016; Lic. Miguel Fajardo Korea, 2017, académico y escritor.   
         La entrega se realiza en la sesión solemne de la Anexión del Concejo de Nicoya, el 25 de julio en el parque Recaredo Briceño Arauz, de la acogedora “Ciudad Colonial”, ante miles de personas y medios de comunicación.  La Distinción La Gran Nicoya la entrega el Presidente de la República. Durante cuatro años le  ha correspondido hacerlo al Presidente, Luis Guillermo Solís Rivera, junto con la Primera Dama, Mercedes Peñas.
         Este año, el jurado del Premio, compuesto por diez distinguidas personas, decidió otorgarlo a quien escribe.  Entraña un profundo significado raigal.  La hermosísima acuarela del artista guanacasteco Rubén Sosa, se complementa con una placa, firmada por el Presidente de la República, La Municipalidad de Nicoya y Radio Sistema Cultural Nicoyano.
         El Premio La Gran Nicoya es un galardón de altísimo significado artístico. Lo recibí con mucha emoción y gratitud, con el reconocimiento inherente al legado de quienes nos antecedieron, hace 193 años, en la férrea lucha por el mejoramiento integral de Guanacaste.
         La coyuntura de su entrega, el 25 de julio, por parte del Presidente de la República, es un honor invaluable, por la trascendencia histórica del grito pedestal “De la Patria por nuestra Voluntad”, justo, cuando se confiere el Benemeritazgo de la Patria, a los 25 firmantes del Acta de la Anexión del Partido de Nicoya a Costa Rica. 
         Es una distinción que reconoce el trabajo cultural voluntario, desplegado intensamente durante cuatro décadas, desde Guanacaste, para el país, con la conciencia y el compromiso ético y estético de nuestro árbol territorio.
         Las fronteras del espíritu se amplían, con la aportación de los polos interiores de cultura y, entre ellos,  Guanacaste es de los más sostenidos y productivos.
         El Premio La Gran Nicoya, que alcanza su primer lustro, signa un peldaño de responsabilidades,  para seguir luchando por el Guanacaste perenne, que amamos con plenitud, y con su propia identidad.
         Nuestra provincia, jamás debe convertirse en un Guanacaste ajeno, donde seamos inquilinos, sin nuestra propia historia, ni el arraigo cívico de sus habitantes por la  cultura de siempre.          
         Este año, también se confirió el Premio Cupertino Briceño Viales, que recayó en el Lic. Enrique Apoy Chan, notable historiador y  educador. Tuve la dicha de ser su discípulo en Estudios Generales en la Sede Guanacaste de Universidad de Costa Rica. Asimismo, de poder compartir con él, durante la ceremonia solemne de la Anexión, en el quiosco del parque de Nicoya.
         En otros años, se han otorgado las distinciones denominadas Odilón Juárez Obando, Plinio Caravaca Cárdenas y Fidel Gamboa Goldemberg.     
         Agradezco a los medios de comunicación que han dado cobertura al Premio La Gran Nicoya 2017, a saber: la afamada revista digital Odiseo en el Erebo, del gran poeta salvadoreño, André Cruchaga; Canal 13, Anexión, La Voz de Guanacaste, Mensaje, Guanacaste a la Altura, El Sabanero y Diario Extra.

lunes, 24 de julio de 2017

ANEXIÓN/INCORPORACIÓN DE GUANACASTE A COSTA RICA EL 25 DE JULIO

Miguel Fajardo Korea





ANEXIÓN/INCORPORACIÓN DE GUANACASTE A COSTA RICA
EL 25 DE JULIO





Lic. MIGUEL FAJARDO KOREA
Premio Nacional de Educación Mauro Fernández
minalusa-dra56@hotmail.com

El 25 de julio de 1824, hace 193 años, los habitantes del Partido de Nicoya decidieron su anexión/incorporación/unión a Costa Rica, mediante un cabildo popular. Su lema pedestal “De la patria por nuestra voluntad”. Esta conmemoración no debe convertirse en un  feriado más, sino en una toma de conciencia integral para valorar dicho acto cívico-político.
     (1) La construcción de la Carretera Interamericana Norte, entre 1955-1956, cambió el eje de vinculación  con el Valle Central. Desde el 2016, se cuenta con una moderna carretera, a cuatro carriles, entre Cañas y Liberia, con un trayecto de 50,5 kilómetros.  Posee tres intercambios en las entradas de Liberia, Bagaces y Cañas.  Asimismo, tres intersecciones  en cruces decisivos.  Esa gran obra, dispone de 11 puentes peatonales, 12 retornos, 10 puentes rehabilitados y 26 nuevos, así como aceras, ciclovías, pasos  de fauna y arborícolas.

     (2) La Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) inauguró la nueva Torre Médica del Hospital La Anexión, en Nicoya, que mejora la atención y la cobertura de los servicios a salud a los miles de asegurados de los territorios peninsulares de Guanacaste.

     (3) Guanacaste requiere que se cumplan los 15 compromisos que contiene el Programa Integral de Abastecimiento de Agua para Guanacaste (PIAAG), toda vez que este preciado líquido es vital para el desarrollo de los proyectos agrícolas, ganaderos y habitacionales que se desarrolla en la provincia del Norte G.

(4) Guanacaste se anexó/incorporó a Costa Rica, en 1824,  con 11 317,5 km2, pero ahora cuenta,  con 10 140,71 km2.  Esa diferencia, inexplicable hoy, se debe al desfasado decreto gubernamental N. 20 del 18 de octubre de 1915, que cercenó los territorios peninsulares. Es hora de la rectificación y la justicia histórica.  La decisión jurídica debe reivindicar la geografía de Guanacaste, que le ha entregado casi todo al resto del país: “A Guanacaste no hay que darle lo que pide, sino empezar a pagarle lo mucho que se le debe” (El Viejo Salas).
     (5) El  Aeropuerto  Internacional  Daniel  Oduber Quirós (1995), recibió un total de 1 182 123 turistas, durante el 2016,  que lo convierte en el segundo aeropuerto del país. Su crecimiento es sostenido.  Cada vez arriban más líneas aéreas y cuenta con mayores servicios para los visitantes. Es una infraestructura clave para el desarrollo de Guanacaste.

     (6) Desde hace una década, Guanacaste promueve la contextualización curricular, mediante el programa “Vivamos la Guanacastequidad”, propuesto por Marco Tulio Gardela.  Se sustenta, jurídicamente, en el Decreto Ejecutivo 33000-MEP, del 16-12-2005, publicado en La Gaceta Núm. 70, del 7-4-2006.

     El Programa de la Guanacastequidad es “la construcción de una perspectiva contextualizada del currículum nacional para una provincia que trata de rescatar, preservar y hacer evolucionar su cultura propia que es, además, una cultura que, a través de diferentes expresiones artísticas, culinarias y productivas nos ha marcado a todos los costarricenses” (Leonardo Garnier, 2009:15).

     (7). A siete años de cumplirse el bicentenario de la Anexión/incorporación, se torna imperativo erigir un monumento en homenaje a la Anexión/incorporación del Partido de Nicoya, que atestigüe la nobleza de ese acto cívico, histórico y político.

     (8) La Asamblea Legislativa declaró el Benemeritazgo de la Patria para los 25 firmantes del Acta de la Anexión, el 6-7-2017, que hace  justicia cívica e histórica, a quienes engrandecieron las raíces de la nación: Manuel Briceño Viales, Toribio Viales Cabrera, Ubaldo Martínez Reina,  Manuel García Mendoza, Juan Felipe Gutiérrez, Antonio Briceño Viales, Roque Jacinto Rosales Montoya, José María Jaén Marchena, Saturnino Gutiérrez Vargas, Blas Félix Rodríguez Moraga, Agustín Briceño Viales, Laureano Montes, Felipe Santiago Medina González, Timoteo Acosta Viales, Manuel Sobenes García, José de la Encarnación Fernández Tenorio, Casimiro Ortega Lara, Desiderio Dinarte Espinoza, Bisencio García, Sebastián Gómez, José Felipe Gutiérrez Briceño, José Anacleto Zúñiga, Gabriel Mojón, Juan José Viales Cabrera y Toribio Toruño Delgado. Cupertino Briceño no firmó dicha Acta, por encontrarse fuera del país, en ese momento, pero fue un líder decisivo.

     (9) Guanacaste cuenta con medios periodísticos radiales, impresos, digitales y televisivos: Radio Pampa Radio, Sistema Cultura Nicoyano, Radio Cultural Tilarán, Radio Chorotega; Mensaje, ANEXIÓN (1992-2017), Guanacaste a la Altura, La Voz de Guanacaste, La Voz de la Pampa,  El Chorotega,  El Sabanero; Primero en Noticias, Diario El Independiente, Guanaprensa, Guananoticias; Anexión TV 36, Canal…

     (10) Guanacaste concede  su distinción cultural,  el Premio La Gran Nicoya. Su creador es el reconocido artista Abdenago Torres, “Nago” de Nicoya, con el coauspicio de la Municipalidad de Nicoya; Saúl Cárdenas, de Radio Sistema Cultural Nicoyano.  Han sido galardonados: José Joaquín Fernández Castrillo, Carlos Arauz Ramos, Otto Apuy Sirias,  Aquiles Leal Gómez  y Miguel Fajardo (2017). El Presidente de la República lo entrega el 25 de julio, durante la sesión solemne de la Anexión del Concejo de Nicoya.

     (11) Este año se cumplen 80 años del grito ¡Viva Vargas! y el Partido Confraternidad Guanacasteca (8-12-1937), liderado por el Dr. Francisco Vargas Vargas, Benemérito de la Patria.  Su formación humanista le permitió ser el abanderado de una cruzada cívica e histórica, producto de la indignación contra el abandono estatal imperante en Guanacaste. La gesta de Vargas Vargas significó otro proceso para seguir completando la Anexión abierta.

     En el aniversario 193 de la Anexión/incorporación del Partido de Nicoya a Costa Rica, “estamos con los brazos abiertos al mundo, pero con los pies en las raíces guanacastecas”. En la conciencia de la Anexión/Incorporación del Guanacaste eterno: no queremos un Guanacaste ajeno. 

Lic. MIGUEL FAJARDO KOREA          Twitter: @mifajak         

martes, 18 de julio de 2017

MIGUEL FAJARDO GANA PREMIO “La Gran Nicoya”, 2017

Miguel Fajardo Korea, Costa Rica






MIGUEL FAJARDO GANA PREMIO
“La Gran Nicoya”, 2017





            El Presidente de la República de Costa Rica, Luis Guillermo Solís Rivera, entregará el Premio La Gran Nicoya, 2017, al académico, escritor y poeta,   Lic. Miguel Fajardo Korea, durante la  sesión solemne del aniversario 193 de la Anexión, que realizará del Concejo de Nicoya, en el parque Recaredo Briceño, de  la Ciudad Colonial, el 25 de julio, a mediodía.
        
         Desde hace cinco años, Guanacaste, Costa Rica,  concede  su más alta distinción cultural,  el Premio La Gran Nicoya. Su creador es el dinámico “Nago” de Nicoya, con el coauspicio de la Municipalidad de Nicoya y Radio Sistema Cultural Nicoyano.

          Durante estos primeros cinco años, se ha distinguido al periodista José Joaquín Fernández Castrillo (2013), Ing. Carlos Arauz Ramos (2014), Periodista y artista Otto Apuy (2015),  Dr. Aquiles Leal Gómez  (2016) y, ahora, el Lic. Miguel Fajardo Korea (2017).
Perfil biobibliográfico
El Lic. Miguel Fajardo Korea nació en Liberia, Guanacaste, el 5 de abril de 1956.
Licenciado en Español, Lingüística y Literatura, Universidad Nacional de Costa Rica.
Trabajó como EDUCADOR en el MEP durante 34 años y en la UNA durante 11 años.
Académico emérito Ministerio de Educación y Universidad Nacional (2015).
Vicepresidente del Centro Literario de Guanacaste (1974-2017).
Ha publicado 27 libros en Costa Rica, España, República Dominicana, Panamá y Colombia, entre ellos, sobre: Ciro Montero Guevara, Jesús Bonilla, Lía Bonilla, Medardo Guido, Sacramento Villegas, Héctor Zúñiga, la poesía escrita por mujeres guanacastecas…
Director de cuatro revistas: Aurora Literaria (1974-1980);  Hojas de Guanacaste (1982-1984); Colección Ahora (1986-1988) y Hojas líricas de Guanacaste (1988-1992).
Ha trabajado voluntariamente durante 40 años por la cultura guanacasteca.
Ha editado 750 artículos periodísticos / temas culturales, educativos, literarios y comunales.
Ha editado 29 suplementos  anuales de cultura guanacasteca (1984-2017).
Ha participado en conferencias, congresos, simposios, recitales y festivales  literarios en Costa Rica, República Dominicana, Nicaragua, Colombia y  Argentina.
Articulista en diversos medios de  prensa, tanto del país como del extranjero.
Designado como Mariscal del Festival Blanca Navidad, Liberia, 2010.
Su labor poética mereció la tesis: “La poesía de Miguel Fajardo: contribuciones al estudio de la literatura en Guanacaste” (Marielos Novoa, Universidad Nacional, 1992).
La Municipalidad de Liberia y la Asociación para la Cultura de Liberia bautizaron  con su nombre, la  Sala  principal   de  la   Casa   Gobernación  de  Guanacaste (2002).
Coautor de “El acento corporal en Los elementos terrestres de Eunice Odio” (UNA, 2003).
La Biblioteca Campus Liberia, Universidad Nacional, develizó su fotografía (2014).
Ha participado en 40 actividades literarias, culturales y académicas (1979-2017).
Incluido en 35 antologías literarias nacionales e internacionales (1982-2016).
Cinco bibliotecarias de la UCR sistematizaron su obra cultural (1981-2016), en seis tomos.
Incluido en el documental “Una fiesta en Liberia”, (UNED), por presentarse el 19-8-2017.
·        Premio Nacional de Educación Mauro Fernández
·        Premio Nacional de Promoción y Difusión Cultural
·        Premios: Joven Creación, Omar Dengo, Jorge Volio, Alfonsina Storni, Gobernación.