En el presente blog puede leer poemas selectos, extraídos de la Antología Mundial de Poesía que publica Arte Poética- Rostros y versos, Fundada por André Cruchaga. También puede leer reseñas, ensayos, entrevistas, teatro. Puede ingresar, para ampliar su lectura a ARTE POÉTICA-ROSTROS Y VERSOS.



sábado, 26 de enero de 2013

CARDUCCI Y RUBÉN DARÍO

Ricardo Llopesa, Nicaragua




CARDUCCI Y RUBÉN DARÍO



Por Ricardo Llopesa



            El poeta italiano Giosue Carducci (1835-1907) fue el primero en su país en romper con las señas de identidad que caracterizaron a la poesía del romanticismo. Lo consiguió a través de una lírica de concentración, reducida a planos antipoéticos, tan esencial en la poesía moderna. Su obra constituye una de las más importantes de la poesía contemporánea, iniciada con “Rima” (1857), pasando por “Himno a Satanás” (1863), “Nueva poesía” (1873) y su libro más conocido “Odas bárbaras” (1887), hasta llegar a “Rima nueva” (1887).
            No obstante, era un poeta desconocido en los países de lengua castellana, hasta que Manuel del Palacio realizó una versión libre de cinco de sus poemas, publicados en Letra menuda, libro editado en Madrid, en 1876. Hasta entonces, Carducci en España era más citado que leído y la dimensión de su importancia se hablaba de él con familiaridad sin conocerlo. Fue después de la versión de Manuel del Palacio, cuando se escuchó una voz pública, por primera vez, haciendo referencia a Carducci. Esta voz fue la de Núñez de Arce en un discurso sobre la poesía, pronunciado en el Ateneo de Madrid, en 1877, quien dijo: “Carducci ha llegado a escribir como Horacio escribiera… Vate profundamente pagano y latino”.
            La poesía civil de Carducci venía a ofrecer una perspectiva distinta a las ya viejas y caducas fórmulas tradicionales, en decadencia en Europa por manoseadas y repetidas. Los cinco poemas de Manuel del Palacio, tomados de Rime nuove, son los primeros en ofrecer esa mirada diferente. En este sentido guarda semejanza con los poemas de “El año lírico”, de Azul… (1888), principalmente con “Primavera”, en el estilo, los temas de la primavera y el otoño, el ritmo ligero y volátil, el uso de la segunda persona a quien se dirige el poeta, el tono juvenil de júbilo y aquellos recursos similares propios del nuevo discurso poético.
            El poema “Primaveras” de Manuel del Palacio, dividido en tres apartados, lo integran tres poemas independientes unos de otros, que corresponden a los títulos “Maggiolata” (“Canciones de mayo“), “Primavera classica” (“Primavera clásica”) e “Idillio di magio” (“Idilio de mayo“). Los textos restantes, “En pleno otoño” responde a “Autunno romantico” y “Muertos que viven” al poema “Anacreontica”, respectivamente.


PRIMAVERAS
                                                                       (Imitación de G. Carducci.)

I

                                               Se sienten los corazones
                                               y los nidos palpitar,
                                               las ortigas y las rosas
                                               crecen con ímpetu igual.
                                               Enredaderas y sierpes
                                               se enroscan aquí y allá,
                                               y con himnos o con voces
                                               turban la serena paz
                                               los pájaros en el cielo,
                                               los chicos en el pinar.
                                               Flores en la trenza llevan
                                               las mozas que al prado van
                                               y en los ojos llevan soles
                                               para que reluzcan más.
                                               Cuanto existe y cuanto siente,
                                               ama y germina a la par
                                               y es púrpura toda nube
                                               y todo arroyo cristal.
                                               ……………………….
                                               Yo tengo dentro del pecho
                                               un bosque de abrojos ya,
                                               tres víboras en el pecho
                                               y en el cráneo un gavilán.


II

                                               Ven; apoya tu brazo sobre el mío;
                                               antes que el brazo el corazón te di.
                                               Bella es la noche, transparente el río.
                                               ¿Y el cielo? Mira: se parece a ti.

                                               Todo es perfume y embriaguez y vida,
                                               se enredan en las flores nuestros pies.
                                               ¿Oyes cantar? Del ruiseñor que anida
                                               en tu mismo jardín la canción es.

                                               ¿Dices que son hermosas las estrellas,
                                               clara la fuente, el prado encantador?
                                               Aún son más claras tus pupilas bellas,
                                               es más encanto para mí tu amor.

                                               ¿Qué me importa el concierto de las aves
                                               y el matiz de las rosas ideal
                                               si escucho de tu voz los ecos suaves,
                                               si contemplo tu rostro angelical?

                                               Deja que entre su verde cabellera
                                               envuelva el árbol la rugosa sien,
                                               y entre la tuya rubia y hechicera
                                               pueda yo un punto reposar también.

                                               No quiero ver del campo los primores.
                                               Verte a ti sólo quiero, a ti no más;
                                               ya sé que han de volver hojas y flores,
                                               y sé que tú, mi amor, no volverás.


III

                                               ¿Ya vuelves, Primavera? ¿Cuántas veces
                                                           tu hermosa aparición
                                               fue para mí presagio de esperanza,
                                                           felicidad y amor?

                                               Hoy, por más que su traje de colores
                                                           el prado se vistió;
                                               por más que el rostro pálido la aurora
                                                           tiñe de bermellón

                                               ¡qué vieja pareces, primavera,
                                                           qué marchita la flor!
                                               ¡qué cerrada la bóveda del cielo!
                                                           ¡Qué moribundo el sol!

            ¿Rubén Darío leyó estos poemas de Manuel del Palacio? No podemos descartar la posibilidad porque Darío siguió de cerca a los poetas españoles de la época.
            En las naciones castellanas de América destaca un nombre pionero en la traducción de Carducci. El colombiano Miguel Antonio Caro dio a luz el soneto titulado “El buey”, publicado en la revista España Moderna, IV, 1891, tomado también del libro Rime nuove.
            No obstante, si confrontamos esta última fecha podemos ubicar el año 1887, anterior a la antes citada, como el año en que Rubén Darío le envió a Carducci su libro Abrojos, desde Santiago de Chile.
            En las crónicas literarias de Rubén Darío destaca la ausencia del nombre de Carducci, quizá porque el autor de Prosas profanas se sintió más fascinado por la personalidad simbolista de su compatriota D’annunzio y la moderna de Marinetti, o porque, intencionalmente, como es fácil encontrar en las confesiones del propio Darío, lo quisiera ocultar para borrar en sus testimonios la huella de identidad.
            Hasta hoy, la influencia de Carducci en la poesía de Darío ha sido un tema tan sólo estudiado por Julio Saavedra Molina en su relación con el hexámetro. Pero una nueva fuente nos aproxima a tomar su importancia en la poesía anterior a Azul… Resulta sorprendente que en la inmensa biblioteca personal de Carducci se encontrase una obra de Rubén Darío, entre los poquísimos libros de autores castellanos, en total ocho. Se trata de Abrojos, en la edición de Santiago de Chile, publicada por la Imprenta Cervantes, en 1887, que figura con la siguiente nota: “enviada por el autor: intonso” (Victor B. Veri: Carducci y España. Madrid, Gredos, 1963, 208). El resto de autores españoles catalogados se limita a las siguientes obras: Comedias, de Calderón (Madrid, 1726), Novelas ejemplares, de Cervantes (Pamplona, 1627); Nuevas poesías, de Narciso Campillo (Cádiz, 1867), también enviada por el autor; Poesías de veintidós autores españoles del siglo décimo sexto (Roma, 1786); Primavera y flor de romances o colección de los más viejos y más populares romances castellanos (Berlín, 1856) y Tesoro de los romances y cancioneros españoles históricos, caballerescos, moriscos y otros. Edición de Eugenio de Ocho (París, s/f.). Además, un libro enviado desde el Uruguay, Álbum de poesías, de Alejandro Margarinas Cervantes (Montevideo, 1878).
            Estos ocho libros conservados en la biblioteca de Carducci demuestran el escaso interés del autor italiano por la poesía española, a excepción del viejo romance y obras del Siglo de Oro. Lo que, a su vez, explica su estilo breve, sencillo y profundo. Por otra parte, este envío es claro exponente de la alta estima de Rubén Darío por la poesía de Carducci, en una época temprana, que corresponde a la etapa anterior a Azul…
            ¿Hasta qué punto influyó el italiano en el nicaragüense? No lo sabemos. Hasta ahora, el poema “Primaveral” es el único que permanece sin habérsele atribuido fuente alguna. Bien porque sigue siendo el menos estudiado y el que menos influencia recibió de los habituales círculos poéticos franceses. Por el contrario, es el más español, sin serlo totalmente, debido a las mismas razones antes expuestas sobre Carducci: “en el estilo, los temas de la primavera…, el ritmo ligero y volátil, el uso de la segunda persona a quien se dirige el poeta, el tono juvenil de júbilo y aquellos recursos  similares propios del nuevo discurso poético.”
            A esto podemos agregar que se trata del primer poema que incorpora los motivos mitológicos. Es idílico y pastoril. El de Carducci también es idílico y pastoril. Sobre “Primaveral” escribió Darío en Historia de mis libros: “creo haber dado una nueva nota en la orquestación del romance, con todo y contar con antecesores tan ilustres como Góngora y el cubano (Juan Domingo) Zenea.” Esa “nueva nota en la orquestación del romance” que anota Darío, ¿acaso no es carducciana, más que gongorina? Ni en frescura, ni en júbilo, ni en cadencia puede ser más gongorina que carducciana.
            ¿Cómo llegó Darío a Carducci? Es posible que a través de los poemas de Manuel del Palacio, publicados en Letra menuda. Éstos, a su vez, lo condujeron a Carducci, seguramente, a través de su amigo Pedro Balmaceda. Cuando Balmaceda escribió La novela social contemporánea, tenía un conocimiento rico del plano literario italiano, en aquella ocasión dijo: “Los hijos de Italia, como Salvador Farina (1846-1918), Edmundo de Amicis (1846-1908), Giordano, (César) Donati, (Antonio Julio) Barrile (1836-1908), nacidos bajo un sol magnífico, en contacto íntimo con el arte romano -que si hace soñar es con el ideal de la forma, de la estatuaria-, revelan todos la tendencia uniforme, la marcha progresiva que se opera en Francia”. (A. de Gilbert, IX. “Escuela literaria”). Es imposible que Balmaceda, artista exquisito, ignorase por entonces la importancia de Carducci en la poesía italiana y fuera él la persona que lo descubriese a su amigo. Sobre todo, si tenemos en cuenta que Balmaceda, hijo del Presidente, tenía a su favor la estrecha amistad que le unía con el hijo mayor del conde Fabio Sanminatelli, quien ocupaba el cargo de Secretario de la Legación de Italia.
            Este conjunto de circunstancias pusieron las cosas más al alcance de las manos de Darío, en un momento en que el poeta italiano pertenecía al cuerpo de funcionarios del estado, nombrado por la Corona con cargo vitalicio para la custodia de su propia biblioteca.
            Sólo hubieron dos maneras posibles de que Abrojos llegase a manos de Carducci. Por carta personal del propio Darío a través de la Legación italiana en Santiago de Chile. Tengamos en cuenta que Abrojos salió de la imprenta a mediados del mes de marzo de 1887 y el poema “Primaveral” fue escrito en septiembre del mismo año. Para entonces, los poemas de Azul… habían sido escritos, a excepción de “Primaveral“. Es decir, el conjunto de poemas de “El año lírico” estaba cerrado bajo la mirada reformista francesa.
            Cuando Darío escribió “Primaveral” utilizó otro tono, con influencia renacentista. Y, a pesar de ser el último que escribió, pasó a ocupar el primer lugar, que era donde mejor se acomodaba, por su estilo mediterráneo, con parentesco latino y, por tanto, el más próximo a la tradición española.
            Pero el nombre de Giosue Carducci permanece en la sombra, oculto entre aquellas fuentes que ayudaron a Rubén Darío a enriquecer el lenguaje poético y desarrollarlo dentro de la corriente clásica moderna. La información que nos legó Darío sobre Carducci es poca y parca. Se refiere a él cuando escribió en Historia de mis libros, en la sección dedicada a los poemas de Cantos de vida y esperanza, acerca de aquellos poetas relevantes que antes de él habían trabajado en la variante del hexámetro clásico: “Un buen lector hace advertir en seguida los correspondientes valores, y lo que han hecho Voss y otros en alemán, Longfellow y tantos en inglés, Carducci, D’Annunzio y otros en Italia, Villegas, el P. Martín y Eusebio Caro, el colombiano, y todos los que cita Eugenio Mele en su trabajo sobre la Poesía bárbara en España, bien podríamos continuarla otros, aristocratizando así nuevos pensares”.
            Julio Saavedra Molina, en su estudio sobre Los hexámetros castellanos y en particular los de Rubén Darío (Santiago de Chile, 1935), analiza la influencia del hexámetro bárbaro en tres poemas de Rubén Darío, que se localizan en el primero de los poemas dedicados a Bartolomé Mitre, que en su primer verso dice: “Árbol, feliz…”, publicado en La Nación, de Buenos Aires, el 27 de junio de 1898 y que luego pasó a El canto errante (1907); el segundo, “Salutación al optimista”, que apareció en El Heraldo de Madrid, el 29 de mayo de 1905, luego incorporado a Cantos de vida y esperanza (1905) y, finalmente, “Salutación al águila”, que vio la luz en La Nación, de Buenos Aires, el 25 de agosto de 1906, y luego en El canto errante.
            Esta lectura tiene una doble interpretación textual en la poesía de Darío en dos momentos distintos de su vida. La primera, corresponde a la etapa de Azul…, le dio el ritmo y la música que había encontrado en la poesía parnasiana franceses, pero con acento renacentista, que corresponde al poema “Primaveral”. La segunda, más tarde, después de la publicación de Prosas profanas, cuando Rubén Darío busca el espíritu de la lengua en la tradición homérica, a través del exámetro, pero apartándose de la enorme dificultad que ofrecen los pies clásicos, ya consolidados por traductores de la talla de Caro, el colombiano, y Sinibaldo de Mas, el español. Es cuando busca la adaptación que otros antes de él habían emprendido, como Longfellow y Carducci, a través del llamado exámetro bárbaro.