En el presente blog puede leer poemas selectos, extraídos de la Antología Mundial de Poesía que publica Arte Poética- Rostros y versos, Fundada por André Cruchaga. También puede leer reseñas, ensayos, entrevistas, teatro. Puede ingresar, para ampliar su lectura a ARTE POÉTICA-ROSTROS Y VERSOS.



lunes, 26 de noviembre de 2012

JOSÉ LUIS TORRES VITOLAS, EL INSTANTE DEL INSTANTE

José Luis Torres Vitolas




JOSÉ LUIS TORRES VITOLAS,
EL INSTANTE DEL INSTANTE




Por Ricardo Llopesa





            El poeta Pablo Antonio Cuadra llamó "prosema" al texto breve que todos llamamos "microrrelato" por su condición de relato breve. Pero falta añadir el ingrediente imprescindible que es el lado poética sin el cual el texto estaría falto de su mejor aliado, que también lo proporciona el conjunto de párrafos, los giros y hasta retruécanos de la historia. Eso sí, el prosema precisa de una historia. Debemos tener presente a finales del siglo XIX la prosa se poetizó y el poema se volvió prosaico. Por tanto, el viejo esquema del poema y la sequedad de aquella prosa sosa desapareció, al menos en Latinoamérica a partir del Modernismo. Los primeros microrrelatos de nuestra lengua se dieron en el libro "Azul...", de Rubén Darío, en 1888. Para 1912 el mundo intelectual latinoamericano estaba impregnado de esa nueva corriente, desde que Herrera y Reissing los llevase a extremos límites de dos líneas. Por lo cual se puede decir que había nacido un nuevo género literario, diferente a la prosa y la poesía, un híbrido con mayores posibilidades de comunicación.
            Creo que las Universidades debían impartir dentro de sus cursos este nuevo género para que los aprendices de escritor dejaran de perderse entre Monterroso y su dinosaurio. José Luis Torres Vitolas, peruano nacido en 1971, tiene los rasgos de haber nacido para ser un buen escritor. Posée la originalidad. Su voz escritural tiene la particularidad de tener su propio tono, que es como decir: ritmo propio con sus propias cadencias. Hace tan suya la literatura cuando escribe el prosema con la naturalidad de las palabras y las cosas sencillas. Pero eso sí, el contenido se arropa en su propio nido envolviendo la atmósfera de la realidad hasta el grado de producir sorpresa, incluida la de la trama.
            Me estoy refiriendo a su libro "L". Así. No vayamos más lejos. La complejidad o la sencillez se esconde detrás de esa letra o ¿número? Tengamos presente que su primer libro de prosema lleva el título de "5:30". Más minimalista no puede ser. Lo cierto es que ha tenido el coraje de esconder el secreto de su escritura en el título, donde otro buscaría entre sueños la frase redundante de cola de quetzalt para contener en la expresión el principio, el nudo y el desenlace.
            Amante de la síntesis, Torres Vitolas reúne más de treinta textos, cada uno con su correspondiente título de una sola palabra. El prosema más breve figura en la página 90, se titula "Tul" y lo transcribo por la sorprendente brevedad: "¡Sí! ¡Así!... ¡No!..." Quien pueda que lo agarre, es fácil. Sólo necesitó tres monosílabos para construir una imagen que va por ahí, rodando de cabeza en cabeza, hasta en la de nosotros mismos.
            El libro "L" viene precedido de un Prólogo que firma Juan Carlos Méndez Guédes. Magnífico. Una palabra basta para explicar su precisión. Siempre he creído que todo prólogo sobra en un libro de quien no es un consagrado, pero esta vez alabo haber descubierto en las palabras del prologuista a un gran escritor. Es venezolano, nacido en 1967 y radicado en Madrid como Torres Vitolas.