En el presente blog puede leer poemas selectos, extraídos de la Antología Mundial de Poesía que publica Arte Poética- Rostros y versos, Fundada por André Cruchaga. También puede leer reseñas, ensayos, entrevistas, teatro. Puede ingresar, para ampliar su lectura a ARTE POÉTICA-ROSTROS Y VERSOS.



viernes, 27 de abril de 2007

La esfera azul y blanca brilla en la oscuridad_ Juan Carlos Gómez

Pintura: René Magritte, Luce polare, 1927 Roma Collezione Ponti Loren





La esfera azul y blanca brilla en la oscuridad



La esfera azul y blanca brilla en la oscuridad

desde la ventanilla de la carlinga
veo sus continente
sobservo valles y cordilleras
imagino ciudades donde sé que estáis
hablando en todos los idiomas
maldiciendo y bendiciendo en todos los dialectos
haciendo transacciones en todas las jergas

soy el cosmonauta de la eterna noche
y mi trasbordador será nuestro Caballo de Troya

voy construyendo pieza a pieza una cuna para el hombre futuro
puede que quizá nos haga falta pronto
el día en que este azul tan luminoso se nos vaya apagando

pasa ante mi la cicatriz que serpentea las crestas piedra
a piedra un símbolo del miedo que siempre nos acompaña
y su obra resulta impresionante
pero a vosotros que sois los poseedores del misterio no puedo veros

soy el cosmonauta y floto a miles de kilómetros por hora en mi
traje espacial

mi madre ahora es una computadora que logra mantenerme a salvo

flotante en el útero del universo
consumo el cometido que me disteis
soy la pieza de un fin
la llave cardinal de la proeza

aún no echo de menos el olor de las avenidas
no echo de menos los atascos de las nueve treinta
ni los parquímetros
ni el mirar a ambos lados para cruzar la calle
ni los empujones en media vorágine del mediodía
ni los subterráneos tampoco los anuncios
desplegados
sobre grandes carteles luminosos
pero sí echo de menos vuestra voz junto a mi hombro
pidiéndome permiso porque ya llegáis tarde
diciendo muchas gracias mientras os encuentro
la sonrisa
ya que ahora
sólo hablo un lenguaje de símbolos

¡ si supierais que hermosa es en la distancia!

milagrosamente no se desvía de su órbita
desde aquí no se ven los vertederos
desde aquí no puedo oír las explosiones de los detonadores del odio
ni los percutores me sobresaltan en mitad de la noche
no me piden paso las sirenas fulgurantes

todo es más relativo detrás de la escafandra
pues sólo oigo mi respiración y el bombeo del corazón
pero sé que acaba de nacer un niño y ya le estoy haciendo un hueco
en el sillón de mando
giro a su alrededor a miles de kilómetros por hora
pero qué es una hora si al otro lado de mi trasbordador
tengo un camino oscuro

soy el conservador de una forma de vida
el constructor infatigable de un hogar orbitado
sabéis que estoy aquí aunque no podéis verme
vigilante nocturno
me escogisteis a mi porque no tenía a nadie
y desde entonces fue como si me hubierais adoptado

hablo con mi computadora y le digo
que es muy fuerte la unión del corazón
pero ella no lo entiende porque no tuvo infancia y me discute
con secuencias de razones matemáticas
mientras sigo dando vueltas
a la espera de la hora prefijada
para volver a sumergirme en soledad entre vosotros

soy el cosmonauta de la eterna noche
me consumo soñando que crujen con mis pisadas
las hojas de los arces de algún parque

ondean las banderas debajo de las nubes
pero aquí no se alcanza
su batir majestuoso
pacatac de trapo percutido

crecen los minaretes y los campanarios convocando al creyente
ahonda la voz de las sinagogas recitando los salmos
el incienso de la meditación busca la nube del espíritu
la rueda de las plegarias gira en los templos
y el gong también advierte que Buda está en los arrozales
pero a esta altura no inquietan sus llamadas
tampoco sus preceptos ni promesas
aquí sólo se escucha la verdad del espacio infinito
aquí sólo vigilan las leyes de la física
sagradas escrituras son cometas y estrellas buscando el equilibrio

la respuesta está en el equilibrio
el bien y el mal como carga provinciana están entre vosotros
sólo la música tiene la matemática del gozo
la excelencia de la armonía
el don del universo

la computadora pone música cuando estoy melancólico
y me hace comprender la maravilla
mientras auroras y crepúsculos se suceden vertiginosamente

tendríais que estar aquí para oír lo que oigo
violonchelos y violas piano y violines
tendríais que estar aquí y sabríais lo que os
digo
como un asceta en el desierto que tiene la virtud de los
distanciamientos
y así podrías contemplar vuestra propia sombra
alargándose más allá de fronteras y límites
de juegos intelectuales y de credos
más allá de vuestra propia esencia

soy el cosmonauta de la noche extensa
miro por las ventanilla
y el la esfera azul y blanca ahora
veo brillar vuestro rostro
Gijón 26/4/07



Ver más en: www.artepoetica.net