En el presente blog puede leer poemas selectos, extraídos de la Antología Mundial de Poesía que publica Arte Poética- Rostros y versos, Fundada por André Cruchaga. También puede leer reseñas, ensayos, entrevistas, teatro. Puede ingresar, para ampliar su lectura a ARTE POÉTICA-ROSTROS Y VERSOS.



martes, 13 de marzo de 2007

HIMNO DE AMOR A LA MUJER MESTIZA_Serafín Quiteño

Fotografía: Latino Student Organization




Himno de amor a la mujer mestiza
Mujer de Cuzcatlán -mujer de América.


Madre del mestizaje.
Depositaria del fuego de dos mundos.
Del maíz y del trigo molinera.

Alabada seas, !oh! dueña de la casa de la tierra.
Conciliadora de los hijos del llanto.

Alabada seas,
porque del siglo en siglo enciendes las tiendas de la vida.
Rescatas el fruto y la semilla.
El aceite. La sal. El pan. El vino.

Nada de lo que vive te es extraño.
De la tierra escuchas las entrañables voces.
Angeles domésticos te guían hacia lo alto.
Sabes el verdadero detino de las cosas.
Si la tierra pudiera incorporarse y hablar,
hablaría con voz de madre.
A tí sería semejante, ¡oh! dispensadora de inagotables dones.

La que ofrenda su cuerpo,
santificado bajo la mano del sembrador,
a la hora sagrada de la labranza.
La que se da a sí misma,
en la blanca transfiguración de la sangre.
La que edifica. La que perpetúa. La que salva.

Por tí el bronce fue lámpara.
Reja de arado el hierro.
El oro ajorca. Vaso. Candelabro.

Anterior y posterior a los libros,
por generación de generaciones esparces la palabra eficaz,
el grano henchido de esperanza.

Por tí no se habría envilecido el oro.
Los metales no serían amargos.
El fuego ―servicial bestia mansa del hogar,
Dios benéfico de los buenos tiempos
―no descendería ―hecho rencor―
sobre los campos de la mies,
ni sobre las ciudades de los hombres.

Alabada seas, madre nuestra,
porque de vencedores y vencidos haces los hijos.
Porque en los rastrojos del hierro
plantas la vid pacífica,
remuevas la promesa del ángel.

Alabada seas, por tu gracia de solitaria espiga.
Más fuerte que los vientos del odio.
Más firme que sus agudas lanzas.
Oh! coros de los antiguos calpules:
elevad vuestras voces
y a los acordes del órgano que vino sobre el mar de las profecías,
encended la fogata de vuestro canto.

Alabad, cantad, a la que anuncia el tiempo del regocijo;
a la que viene ―desde la Atlántida de sus lágrimas
―trayendo la paloma que se posó en el arca...
Alabad, cantad, a la que todavía espera los jazmines
y enciende la vela frente al altar.

Alabada sea nuestra madre de barro tenue,
de áspera arcilla castellana,
testimonio el más vivo de nuestro paso por la historia,
límite en que comienza la leyenda.

Alabad, cantad a nuestra madre de barro tenue,
la más bella imagen de los ancestros,
la más hermosa construcción erigida desde la noche de los símbolos.
Hela aquí, guardadora de las antiguas claves.
sombra de olivo entre el teocalli y el santuario.
Fortaleza de amor ante el relámpago de los arcabuces.

Alabada sea, porque supo los últimos designios del hierro.
Porque siguió el oculto destino de la flecha,
lanzada por ciegos arqueros― sobre el indescifrable tiempo.

Alabada sea,
porque en la tierra pacífica de su vientre
fué quebrantado el poder de los centauros;
los dardos perdieron su veneno;
nació el nuevo linaje
Se hizo, por el descubrimiento de un mundo nuevo.

Memoria de los lejanos días de Mictlán,
aún alumbran sus ojos húmedos y rasgados
―de princesa Nahoa―
la Estrella bienamada de Quetzalcoatl.

Hija de soldados y aventureros;
descendiente de pueblo que vino sobre las carabelas,
de más allá del mar,
desde ciudades presentidas por los viejos augures,
aún aroma sus sienes de mestizala
rosa de Castilla.

Madre y señora nuestra
por el maíz y por el trigo.
Por el carao moreno y por la oliva.
Por el clavel sangriento y el izote.
Por la pasión que inflama nuestras venas,
y por el hondo río de tristeza
que viene ―sueño abajo―
desde las rumas del solar perdido
a nuestro lento corazón de ciervo...!

Bendita seas, alabada seas,
madre del mundo nuevo en nuestra tierra!