En el presente blog puede leer poemas selectos, extraídos de la Antología Mundial de Poesía que publica Arte Poética- Rostros y versos, Fundada por André Cruchaga. También puede leer reseñas, ensayos, entrevistas, teatro. Puede ingresar, para ampliar su lectura a ARTE POÉTICA-ROSTROS Y VERSOS.



lunes, 27 de agosto de 2012

TRES POEMAS DE JOSÉ MIGUEL JUNCO EZQUERRA

José Miguel Junco Ezquerra, España




CONSECUENCIAS




En el torcer del brazo ¿qué está comprometido realmente?¿El aire al respirar, la vida entonces, el vuelo de algún pájaro, el niño que agachose y vio una piedra, la luz de un mediodía. ¿Están comprometidos los ojos para siempre, las manos temblorosas para siempre, están comprometidos el ansia y la pasión con que quisimos unir nuestros dos sueños, la anciana que alimenta a las palomas, los besos que te di tras los barrotes, las estrellas de mar?

En el cerrar los ojos ¿qué está comprometido para siempre? ¿El sol que nos alumbra, tu hermoso pelo negro, tus cuerpo cuando nievas están comprometidos, y el lento galopar por la llanura de los caballos locos, y la fuerza magnética del mar, y el hambre cuando trina, y el hombre aquel que quiso, el avance final bandera blanca por los fronteras del amor de lluvias?

En entregar la voz ¿qué está comprometido?¿ Los susurros al viento, las promesas, la palabra, sagrada, los recuerdos, el modo en que te dije la agonía, los gritos del dolor, el cielo entero, los versos que leí cuando era joven, las canciones nacidas en la espuma, y los gemidos sin control, y el alba, los primeros sonidos guturales, la primera victoria de la especie, la libertad de ser
y las mareas?





DE MI MADRE MUY JOVEN



De mi madre muy joven recuerdo que volaba
disfrazada de ropa y, aprovechando el viento,
meciéndose en las liñas de cualquier azotea,
entonando con fuerza canciones melancólicas,
que hablaban casi siempre de amores separados.

Experta era en el arte de tallar la madera
sobre la que volcaba sus manos poderosas
hasta sacarle el brillo a sus partes más nobles
con un cepillo mágico que guardaba en secreto
y que sólo enseñaba si invocaba al asombro.

Como una combatiente luchando en la trinchera
ella se reclinaba armada hasta los dientes
con un cera negra y una bayeta antigua
hasta hallarles el nervio a aquellos escalones
que luego, agradecidos, mostraban su tersura.

No guardo en mi cerebro su imagen recostada
ni rodeada de flores tumbada en la pradera,
la suya era una estirpe de soldados civiles
batallando en el frente de las cosas que importan:
poner aditamentos como quien pone vendas
a viejos calcetines que estaban casi extintos,
hacer que plantas mustias recobraran su brío,
y aprovechar la lluvia para ocultar el llanto.


DEL LIBRO: Cierta forma del viento en los cabellos.  Ediciones la discreta. Madrid 2011




EXTENSIONES



A ti es que el corazón se te deriva
sin voluntad y a diario hacia la arena
tal vez porque eres mar corporizado.

Por eso es que al besar con el salitre
dejas en otros labios sin saberlo
la esencia de tu ser resplandeciente.

Vivirse así, de mar en tierra firme,
olas que en el galope se sacuden
del gélido temblor de los naufragios.

Vivirse así, de espuma disfrazada,
acueducto do quiebran las pasiones
de los mortales del andar errante.

Por eso es que en las noches tus  sollozos
retumban incesantes en mis sueños
con un rubor de caracola hambrienta.

Si quieres que sea mar como tus lágrimas
tendrás que abrir un cauce en tu cintura
para que en él mi cuerpo se haga río.

Después ya confundidos con el liquen
sentiremos pasar por nuestros vientres
los barcos que atraviesan las mareas

Y todo vendrá azul, mas con memoria.