En el presente blog puede leer poemas selectos, extraídos de la Antología Mundial de Poesía que publica Arte Poética- Rostros y versos, Fundada por André Cruchaga. También puede leer reseñas, ensayos, entrevistas, teatro. Puede ingresar, para ampliar su lectura a ARTE POÉTICA-ROSTROS Y VERSOS.



viernes, 19 de marzo de 2010

poema de miren eukene lizeaga


Miren Eukene Lizeaga, País Vasco, España








Existe






Aquí, donde la retina de la razón nunca podrá penetrarlo
y ningún docto, ningún ignorante, dedo puede señalarlo.
Aquí, en el pasado, el presente, y el futuro,
sin saber o sabiendo, intuyendo o rechazando,
de cara o huyendo. Viviendo, nosotros, ¿nos imbuye,
nos cede el ejercicio de averiguarlo?, ¿también el de negarlo?



Existe.


¿Él, que existe. El que existe?

Ayer. Cuando la gramática no era.
No sabíamos de género, complemento, puntuación, tiempo… Existe.
Cuando era mímica, impotencia en la naturaleza, digitalizada piedra,
horizonte fecundo, fundido de cielo, tierra, muertos y vivos.
Cuando era, impresión. Genuino respeto,
sana necesidad, adoración ignara.
Hace mucho tiempo, cuando compartimos cuna con los animales.
También, éramos. Aunque aún no deletreáramos,
la palabra Misterio… Existe

Mañana. Serán otros, no yo, los que digan:
“De la invisible impronta,
solo una huella, cubre nuestra historia entera”.
Cuando los tú, y yo, de ahora mismo, no respiremos…Existe.
Cuando futuro sea, una palabra malgastada,
llena de mortales temores, sensatamente sabia
de que no será, para ti, ni para mí.
Existe. Siendo, para los que nos continúen.

Cada vez más pleno de búsqueda humana,
de interrogantes, de respuestas, de avances.
De estudios, reflexiones, escritos, oraciones, silencios,
todos para Él, todos por Él.


Nos infunde medios, y somos, sorpresa avanzando.
Cada vez más plenos, más perfectos, más poseedores…
Mientras se vacía, de activos y pasivos, directos e indirectos.
Y se vierte, entre lenguas que lo aman, idiomas que lo expresan,
mentes que se entregan, corazones que se rinden,
Sin poder evitar, hacerlo preso de sus reglas.

Existe. Y no hay brújula que sirva, ni invención que lo alcance.
Por eso nos aferramos a referencias.
Existe. ¿Él, que existe. El que existe?
Necesitamos apelativos, Existe… En la pobreza de estas letras.


Donostia. 17-3-2010. Eukene Lizeaga Tamayo