En el presente blog puede leer poemas selectos, extraídos de la Antología Mundial de Poesía que publica Arte Poética- Rostros y versos, Fundada por André Cruchaga. También puede leer reseñas, ensayos, entrevistas, teatro. Puede ingresar, para ampliar su lectura a ARTE POÉTICA-ROSTROS Y VERSOS.



jueves, 4 de marzo de 2010

poemas de ricardo bellveser

Ricardo Bellveser, España








Habitación de hotel








Aquí donde me veis, perdido en esta triste
Habitración de hotel en Tula, tuve la fuerza
Y ña belleza del animal libre y joven
que amaba en sobresalto y dormía en paz,
desatento a que después vendrían estos tiempos
de sueño roto por los que ahora transito
abrumado, los brazos en cruz, las mejillas resecas,
los dedos como sarmientos del último día.

Lo pienso acostado boca arriba
sobre un lecho antiguo y sucio,
en un cuarto de hotel con vista
a los abedules del paseo.
Me miro las manos y descubro
este amanecer sin sol cuyo frío
en las sienes palpita como un timbal de hierro.
Reencontrada tristeza a la que me llega
el recuerdo del sabor de los labios de mujer,
el aroma de los cuerpos unidos en la refriega,
mi musculatura viva ejercitando el amor.

Todo se perdió en el olor de las alcobas
en las que soñaron las fértiles muchachas.
Regresa hasta mi boca la agridulce saliva
perdida allá en el fondo de un beso inacabable,
aquel regalo de un universo que a ratos
aún se hace sitio por mi frente.
Regresa para anunciar su adiós, su olvido.

Sigue ajeno el gran circo en el que todo sucede
y nada es previsible. La muerte, la vejez, es ese olor
que a veces notas en las palmas de tus manos,
una peste antigua y extraña que se arrastra
desde hace tantos siglos como existe el hombre
y prevalece por debajo de colonias y afeites,
de los inciensos con los que perfumas la casa.

El pestilente hedor cae sobre las cunas.
Debajo de todos los pensamientos
pasa la bestia deforme que nos aguarda
al cabo de la edad, sin disimulo.

(De El agua del abedul. Ed. Visor.)







Vita breve






La vida es breve,
más sin embargo es lo bastante larga
pues muchos de sus días se repiten
y solo son pequeños desperdicios,
de un tiempo contumaz e innecesario.
No todo ha sido, en fin, como creímos.

La vida es larga,
pero es corta, apenas un suspiro,
aún conservo en los labios el sabor
del fértil dulce de juventud vino,
cuando se están amargando sus gotas
y agrietan de los labios los contornos.
Es tan breve que apenas empezamos
y ya concluimos.

Tan larga que a veces nos fatigamos
como si esto fin nunca tuviera.
Tampoco podemos corregir nada:
vivimos en borrador imborrable,
la mancha del error nos acompaña.

Para lo corta que es la vida,
viene a resultar demasiado larga.
Para lo larga que es la vida
más bien parece que se queda corta.

(De Fragilidad de las heridas. Ed. Calambur.)







No es la misma cosa







No es la misma cosa amor que cuerpo,
se hace el amor con un cuerpo en otro,
más no es esa la presencia que se ama.

Amor no es despertar por la mañana
y encontrar en el lecho un cuerpo amigo
que hallamos por la noche en un naufragio.
Ardo por un amor estremecido
de ternura en el aire en suspensión,
que también sea abrazo, tacto y beso.
Pero este es un amor mucho más frágil,
cadencia que se dilata sin sombra.

Amor que explica el mundo y lo comprende.
Amor y amistad hacen de la vida
un tránsito que al fin será habitable;
amor y amistad hacen de la muerte
un hecho de abandono inaceptable.