En el presente blog puede leer poemas selectos, extraídos de la Antología Mundial de Poesía que publica Arte Poética- Rostros y versos, Fundada por André Cruchaga. También puede leer reseñas, ensayos, entrevistas, teatro. Puede ingresar, para ampliar su lectura a ARTE POÉTICA-ROSTROS Y VERSOS.



martes, 14 de julio de 2015

MONUMENTO DE PALABRAS A RUBÉN DARÍO

Rubén Darío





MONUMENTO DE PALABRAS A RUBÉN DARÍO





Ricardo Llopesa





Con eso de que se acerca el primer centenario de la muerte de Rubén Darío, en febrero de 2016, unos y otros andan afanados en eso de las letras, con el fin de recordar al genio de la poesía. Esa situación la viví en París para el centenario del nacimiento, a finales de 1966, cuando unos y otros preparaban el discurso magistral. Aunque todas estas cosas son pequeñeces del ego, lo más importante es cuando la persona ejecuta su voluntad y elabora la obra de arte.
            Günther Schmigalle, el autor de admirables ediciones críticas de Rubén Darío, ha emprendido el forzudo trabajo de levantar él solo un monumento de palabras para adherirse a los homenajes que recibirá el gran maestro del modernismo. Se propone editar una magnífica edición de Los Raros, ilustrada, nada más y nada menos que con mil doscientas notas a pie de página. Algo insólito en el mundo editorial y de la edición crítica, sólo superado por el Quijote, de Rodríguez Marín, con más de cuatro mil notas.
            Los Raros se convertirá en la única obra de Rubén Darío jamás superada por ningún estudioso en varios siglos. Ignoro el tiempo que ha invertido el gran hispanista alemán, pero la verdad es que ha construido una obra colosal. El libro de Darío lo es. Si las obras se midiesen por metros, Los Raros es esa obra faraónica, similar al monumento colosal de palabras, porque está levantado sobre el cementerio más ilustre que hayan dado los siglos, cuyos sarcófagos siguen proyectando luz sobre nosotros.
            Mucho tendrá que haber luchado Schmigalle para poner en claro ese enmarañado tejido de telaraña de la ilustración europea, principalmente francesa, de finales del siglo XIX. A tanto esplendor literario, el investigador alemán ha unido el esplendor crítico, construyendo una obra paralela a la de Rubén Darío.
            Cuando Schimigalle me dio la noticia, me dejó sorprendido. Maravillado. Mil doscientas notas. Qué belleza. Leer aquellas notas es como hacer un recorrido por la vida urbana del París de ayer, alcanzar los bajos fondos, aquella bohemia pobre del bistrot y el barrio Latino.
            Yo le auguro al libro vida eterna. Un homenaje, el mejor, al último genio de la literatura, que pronto, muy pronto recobrará vida en el primer centenario de su muerte.