En el presente blog puede leer poemas selectos, extraídos de la Antología Mundial de Poesía que publica Arte Poética- Rostros y versos, Fundada por André Cruchaga. También puede leer reseñas, ensayos, entrevistas, teatro. Puede ingresar, para ampliar su lectura a ARTE POÉTICA-ROSTROS Y VERSOS.



jueves, 25 de julio de 2013

POEMAS DE JUAN ALBERTO ÁGUILA PÉREZ

Juan Alberto Águila Pérez, Chile




UNA ERA DELICADA.





Pasamos por una era delicada
.............e intentamos febrilmente alcanzarnos
para comprar un pan con mortadela
................. .. .. .. ......un jugo y un cigarro
pasamos alcanzándonos pa todo
c
..a
....b
......a
........l
.........g
..........á
...........n
.............d
...............o
................n
..................o
....................s

................en esta labor tan laboriosa
en las orillas del abismo
miramos sintonizando radios
moviendo las antenitas
cubriendo todo con el saco roto del olvido
(aquí va el espacio dejado por el tiempo)
amanecemos amarrados a la cama
malabariando los esfuerzos
......corroídos por la derecha
........................y por la izquierda
y por arriba y por abajo
sintonizando las orillas imposibles
contemplándose en el humo del cigarro
en el jugo/en el pan con fiambre
acabando en un febril esfuerzo de alcanzarlo todo
y demases

porque una plantita a mí me necesita
le regalo el Co2 de mi fumadera eterna
y me regalo el alquitrán a los pulmones
le regalo las cenizas a mi abuela

 
y el orgullo agujerado por mil partes

estamos tapados hasta el cogote
hasta las cachas en el saco inmundo del tiempo/y del olvido
.....................lamiéndose las partes
................jugando la trifecta
......................y llegando placé
creando haikus al olvido
(si/a ese/en este espacio dejado por el tiempo)
........"montando alas

.............con el sufriente viento

.......................las flores callan"
/cuando paso escribiendo por su lado/
amarrando sus recuerdos/en la pluma intergaláctica de mi pendrive
armando carrocerías oxidadas/juntando papel con sangre
anfibia humanidad croando en todas partes
cuando está cantando gardel/cuando hay que quedarse piola
siempre grita
¡humanidad gritando en todas partes!
en los pensamientos sexuales de tu abuela
o de la mía
(que el diablo la tenga en su magro reino)
es que pasamos por una era delicada
esa fuckin nueva era/new age/como le digan
y al final lo único que queda claro
es que no soy compatible con acuario
y que los cáncer afectarán a mis pulmones
que seré feliz comiéndome un pan con chancho
y que atragantado
solo/con el vaso vacío del jugo a mi lado
terminaré muriendo antes que mis padres
(da lo mismo/el cigarro igual terminaría matándome)
..............................
                                                                      
porque
...................pasamos
..........por
................................una
....era
....................delicada




(SIN TÍTULO)



La poesía nuevamente está perdida en ti
y yo la busco.
Parafraseando a Dalton, a Whitman,
a Benedetti incluso.
Y no me ayuda saber de memoria el canto II
y recordar a Cortázar
mientras subo/bajo escaleras.
A lo mejor está/estás en el collar de perlas antiguo
de la señora que recorre lenta la avenida Pedro Montt,
en el basurero donde tiré esa nota que pensaba dejarte en la almohada,
o en todos los versos que ido borrando mientras te busco/escribo/veo el tiempo
que llevo olvidándome entre tu galaxia de lunares.
Y sí, es verdad,
lo que sobran son poetas y lo que falta es poesía,
o lo que falta en realidad es naufragar sin sentido entre unas piernas,
morir, morirse pequeñas veces,
ahogarse las ganas en un sudor ajeno.
Y busco/busco/busco,
te juro que busco,
llevo ya muchas tardes buscando
entre piezas oscuras, humo de cigarros mal apagados,
unas tazas de café inextinguibles.
Y entonces, al final,
dejaré este poema un día cualquiera por debajo de tu puerta,
imaginando desde ya tu cara de sorpresa al abrir
y leerlo bajo el umbral
sin saber muy bien de que se trata todo esto.




BUSQUEDA



Intentaba a veces buscarte en un verso,
en una palabra,
en una radiografía que encontré caminando por afuera de Salvador.
¿Te acuerdas?
De esas caminatas eternas sin un sentido aparente,
y las ganas
de colgarse a un árbol forestal y parecer por un segundo niños.
Yo me acuerdo de tus ojos,
y de tus manos,
agarrándome urgente para atravesar la calle,
del paseo Huérfanos con Ahumada,
imaginando autos,
perseguidores implacables,
y de las micros,
y los relojes,
del grande de San Francisco y del pequeño de mi cuarto,
de la presión atmosférica,
de una señora con paraguas,
de unas palomas.
Y como te burlabas tú de las palomas,
deberían ser el ave nacional decías,
no he visto ningún cóndor pero sí miles de palomas,
alegrando ancianos, persiguiendo perros te decía,
amanecen contigo las palomas,
amanece todo contigo, continuaba,
es que te extraño extraña y extraño también tu olor a medianoche,
y tu olor a tarde,
y a columpios,
esos malditos columpios que tienen balanceando a tu sonrisa,
y a mis llaves.
Se llevaron contigo algún rastrojo mío,
no lo encuentro,
de verdad,
te buscaba entre líneas,
y si no te encontraba tiraba más y más líneas,
quizás tomaba un vaso de vino,
o conversaba con alguien,
pero en realidad siempre te estaba buscando,
es que estabas, en verdad estabas,
en los titulares del diario,
en los obituarios,
en las palabras,
en mi ducha,
nadando al fondo del café,
en la música.

¿Te comenté alguna vez que intenté buscarte en un verso?