En el presente blog puede leer poemas selectos, extraídos de la Antología Mundial de Poesía que publica Arte Poética- Rostros y versos, Fundada por André Cruchaga. También puede leer reseñas, ensayos, entrevistas, teatro. Puede ingresar, para ampliar su lectura a ARTE POÉTICA-ROSTROS Y VERSOS.



viernes, 3 de julio de 2009

POEMAS DE Lucy Cristina Chau

Lucy Cristina Chau, Panamá




Tanto


“mi canto está conmigo
no tengo soledad.”
Silvio Rodríguez



Fuimos tan una sola piel
que me llegaron a doler tus heridas.

Fuimos tan una sola forma
que no me reconozco en el espejo.

Tu risa y la mía se acoplaron tanto
que a falta de la tuya
nadie pudo entendernos.

Y yo, que tanto gocé sobre tu lecho
ya no encuentro disfrute en el deseo
Porque tan, tanto y tanto y tan y tanto
no lo puedo inventar
sino en tu cuerpo.




Leche

Llevo la camisa empapada en leche
y el presentimiento de un llanto que me necesita.
Del corazón me viene medio litro de sangre
guardada para el hambre de mi niño.

Busco descansar en sus brazos
pidiéndole perdón por las horas de sueño que he perdido.
Sólo sus pequeños labios me dan el descanso extraviado,
sólo su sed de vida indica la ruta de mis pasos.





Hombres

Me gustan todos los hombres del planeta
porque tienen la extensa algarabía de un niño
y el abrazo de mi padre al despedirse.

Me gustan, porque todos son
de alguna manera un poco mis ojos,
tienen sed de caminos,
abundan en nostalgia,
creen fervientemente en la real gana,
pero saben hacer del final de un día
la postergación de la soledad.

A veces quiero meterme en sus pellejos,
cruzo las calles que los llenan de miedo,
hago infinitas promesas imposibles
y se me antoja que el mundo
es un lugar correcto para mis hijos.

En otras ocasiones – sin embargo –
sólo me parecen ganchos de ropa
donde colgar mi tiempo.
Suele traerme problemas de colesterol,
pero ¿quién se niega el aroma que desde su niñez
aprendió a respirar para saciar el hambre?

En serio, me gustan todos,
con todos quisiera recostarme una tarde en pereza,
repasar historias del chiquillo que fueron;
con todos quisiera discutir si es posible confiar en alguien,
oír cómo se contradicen
diciendo que los hombres no son lugar seguro.

¿y por qué no?
Amarlos como ellos quieran,
sin que por ello
la corona se me llene de espinas.




protesta

Mi hijo no quiere
tenerme de madre,
le digo que ponga su queja
y el sostiene altivo sus ojitos,
mientras – a punto de llanto –
me derriba
con toda la ternura
de su risa.





Noticiero
Aquella voz
que nunca tuvo miedo
hoy cuenta mis tragedias
en términos de daños materiales,
por eso me dan sábanas nuevas
y un colchón
en el que no están tus sudores,
ni mis sueños.




Llovizna

Ahora que ha parado de llover,
que las tormentas duermen
y los mares no se derraman,
el cielo vuelve a descansar
sobre las montañas.

Ahora que se escurren los miedos,
con este sol que no parece invierno,
la ciudad,
aún dormida,
camina entre el café colado
y la indiferencia.





Bruma
En este país
hay ciertas lluvias
cuyo oficio es borrar el mundo
gota a gota.

Y nunca falta quier reclame
haber sido olvidado.




Icebergs
Danzan las ganas
por todo el continente.

Si te sumerges,
entiendes como finge
la cumbre
su inocencia,
mientras en el fondo
se arrastra el deseo,
incluso, de la muerte.





Bruja

Bruja
así me dice
y no sabe que ha olvidado
sacudir el beso
de su espalda.
Bruja
porque miro sus ojos
más allá de la risa
que elabora.

Me quema en la hoguera
de sus miedos
y yo dejo que me acuse
de hechicera.

Maldice mis instintos cavernarios
se sacude la luz
vuelve al refugio de sus sombras
huye dos tiempos
más allá de mis designios
y se entrega al recuerdo
de su nuevo lecho.





De Noche

Salgo de noche
y llevo puesto mi traje de locura.

Sólo así puedo
lanzarme a la jauría.





Padre
¿Viste, padre?
No quisimos vivir en una casa,
todos los muchachos que fuiste
piden a llantos una madre.

Ya no me arrepiento del mar,
era tu casa y te fuiste,
tocaste tierra y ya nunca
volveremos a viajar.

¿Te das cuenta, padre?
Cuando el ancla decide quedarse
necesita un lugar donde soñar.




La casa que fui

La casa que fui
no tiene puertas
ha dejado salir
al habitante.
____________________
Lucy Cristina Chau (Panamá, 1971). Premio Nacional de Poesía Ricardo Miró 2008, Premio Nacional de Poesía Joven 2006. Miembro del Colectivo de Escritores José Martí y de la agrupación artística Trópico de Cáncer. Es Licenciada en Humanidades por la Universidad Nacional de Panamá y trabaja actualmente en el Sistema Estatal de Radio y Televisión. Ha publicado La Virgen de la Cueva (2007), IndiGentes (2007) y La casa rota (2009), así como colaboraciones en revistas y sitios web de arte. Es la creadora de "El Cuento de los Martes" y grabó el disco "Vida de Perros" (2006) con el legendario cantautor Ignacio Ortega Santizo y el Trópico de Cáncer. Leer más en Arte poética-Rostros y versos.

4 comentarios:

Juan Manuel Juanmusgo Zúñiga Arias dijo...

Gracias por compartirlo. Me gustó en especial "Leche".

Gracias

Lucy Cristina dijo...

qué lindo esto, no lo conocía.
leche es uno de mis poemas inéditos, así es que me alegra verlo por aquí. También celebro que le guste al lector y gracias por decirlo.
abrazos.

André Cruchaga dijo...

Ah mi estimada poeta, esto obedece a tu participación en el Festival de Poesía "El Turno del ofendido", durante el presente año en nuestro país, El Salvador. Es tu tributo a tu poesía. Además hay también una muestra en Arte Poética, espacio fundado y coordinado por este sevidor.

Me alegra la sorpresa, porque creí que René Chacón te había puesto al tanto.

Lucy Cristina dijo...

Un honor haber participado en "El Turno del Ofendido". Tu país se me ha quedado en el sistema. Es cierto que René me contó y le mandé material, pero luego no supe más, así es que llegué acá por otros caminos, y anoche me quedé en desvelo leyendo este maravilloso espacio. Es una propuesta estética intensa y bien cuidada. Te agradezco. Un abrazo.