En el presente blog puede leer poemas selectos, extraídos de la Antología Mundial de Poesía que publica Arte Poética- Rostros y versos, Fundada por André Cruchaga. También puede leer reseñas, ensayos, entrevistas, teatro. Puede ingresar, para ampliar su lectura a ARTE POÉTICA-ROSTROS Y VERSOS.



sábado, 4 de octubre de 2008

El gran vidrio:El último discurso de Zaratustra_José Luis Serrano Serrano

José Luis Serrano Serrano, Cuba







____________EL GRAN VIDRIO: ÚLTIMO DISCURSO DE ZARATUSTRA


para Rafael Vargas



Algunas profecías no se cumplen.
Fatigado por tantos desahogos
(hermenéuticamente sin el logos)
doy pábulo a falacias que interrumpen
la paz de las esferas cuando irrumpen
como las tentaciones del Maligno
en todos los oráculos. ¿Soy digno
de crédito? Perdonen mis patrañas.
¿Cómo sacarle a Dios de las entrañas
el esplendor de una verdad, un signo?


¿Por qué tenemos que nombrar las cosas
que ya fueron nombradas por Adán:
la culebra, la rata, el alacrán,
el sapo, el tiburón, las mariposas?
Todas las plenitudes son hermosas.
¿Por qué abrumarnos con nomenclaturas
que no le añaden a las Escrituras
un versículo más? ¿Cuál es el nombre
verdadero de Dios? Hijo del Hombre,
todas las plenitudes son oscuras.
No te defiendas de las peligrosas
variantes discordantes del pecado.
Vivir no necesita predicado.
Todas las plenitudes son morbosas.
¿Por qué tenemos que nombrar las cosas
que ya fueron nombradas? La existencia
es un milagro sólo en apariencia.
Vivir no necesita sustantivos.
Es preciso saber que estamos vivos.
Es preciso saberlo con urgencia.


Me declaro culpable. ¿De qué cosa?
¿Cuál es mi culpa? ¿Cuál ha sido el crimen?
Señor, perdona; pero no me eximen
las coartadas que tengo. Es peligrosa
mi presencia en el templo. Se destroza
dentro de mí tu solidario puente.
Hay una parte en mí que se arrepiente
(una reminiscencia del olvido).
No van a perdonarme. He cometido
la barbarie de ser un inocente.


Hermosas criaturas de la niebla.
Infierno, Paraíso, Purgatorio.
El hombre es un enigma transitorio.
Un ángel de la luz y las tinieblas.
Pequeño dios, no te persignes. Pueblas
una región remotamente pura.
No te arrepientas. No te vuelvas. Jura
que no serás un número en la serie,
un denominador, una intemperie,
una cifra absoluta, la locura.


Es necesario que olvidemos todo:
las palabras, los símbolos, el templo,
y volver a la noche, por ejemplo,
con la certeza de que fuimos lodo.
Es necesario comprender de un modo
más natural que ser una partícula
es de suma importancia en la ridícula
urdimbre de los días y las noches.
Basta de sonreír como fantoches
que mueren al final de la película.
Al amparo de Dios, sobre la alfombra
unánime del tiempo caminamos.
Nadie pregunta para dónde vamos.
Mansos corderos, sombras de la Sombra.
Nadie quiere saber cómo se nombra
lo que luego vendrá. Ningún indicio
delata que ya estemos en el Juicio.
No se escuchan lamentos ni trompetas.
El viento se coagula en las veletas.
No puede ser el fin: Es el inicio.
____________________________
Leer más de José Luis Serrano Serrano en Arte Poética-Rostros y versos y en Cuba Ala Décima del poe4ta Pedro Péglez, representante de Arte Poética en Cuba.