En el presente blog puede leer poemas selectos, extraídos de la Antología Mundial de Poesía que publica Arte Poética- Rostros y versos, Fundada por André Cruchaga. También puede leer reseñas, ensayos, entrevistas, teatro. Puede ingresar, para ampliar su lectura a ARTE POÉTICA-ROSTROS Y VERSOS.



viernes, 25 de mayo de 2007

Lenguaje y política_Texto de Lia Karavia

Fotografía: Lia Karavia(Grecia)




Lenguaje y política



El lenguaje es para entenderse con personas, no debe vincularse con gobiernos adversos a nuestra cultura, a nuestro país. Todos tenemos una relación sentimental con los lenguajes y frecuentemente la proyectamos de manera que un lenguaje se nos presenta como amigo o enemigo. En Grecia, con una ocupación turca de casi cuatro siglos (1453-1827), el idioma turco era considerado “feo” y “bárbaro”. En realidad, ese idioma es muy musical y rico. Además, hay muchas palabras turcas en el griego y viceversa. Más recientemente, para la mayor parte de países Europeos (y no tan sólo para ellos), el enemigo era el idioma alemán, a pesar de su riqueza en la filosofía, las ciencias y la literatura. Hay mucha gente de los países que pertenecían al bloque soviético que dice orgullosamente “no me hable el ruso”, aun cuando lo hablan mejor que yo. En el norte de las Indias, el hindi es un idioma muy extendido. Podría ser el vehículo de entenderse en el país con más lenguas del mundo. Pero en el sur no quieren aprenderlo. “Ellos no aprenden nuestros idiomas. ¿Por qué debemos hablar en el suyo? Podemos conversar en inglés.”

Mi padre decía “Nos vivimos tantas veces como lenguas conocemos”. Lo creí. Y yo hago esfuerzas para comunicarme en muchos idiomas, con mejor o peor suerte. Sólo utilizo la “lengua franca”, el inglés, cuando no hablo un idioma en absoluto, como me ha ocurrido con el nepalí o el filipino.

Hace dos años, en El Salvador, fui muy feliz hablando “el idioma de mi corazón” – el español. Pero, al mismo tiempo, me sorprendió ver una cierta aversión hacia el idioma del “colonialismo”, en particular por parte de gente que utiliza “América” como si el Continente entero fueran los Estados Unidos, con un gobierno que precisamente parece querer dominar el planeta. Yo no soy pro-americana ni pro-rusa ni puedo imaginarme el tener sentimientos negativos contra la población de un país cualquiera. Yo soy pro cada lengua. Proclamo que las lenguas son inocentes como niños, sólo que no necesitan nueve meces para nacer sino milenos. Y nosotros debemos tratarlas como a los niños, tiernamente, con respeto, cuidadosamente, porque son preciosas, y nuestro deber es conservar cada palabra, no dejar ninguna expresión para el olvido. Debemos conservar las canciones y los poemas no sólo de nuestro idioma sino de cada idioma del mundo que conocemos o que podamos aprender. La paz política puede ser difícil. La paz lingüística y cultural es más fácil, y nos toca hacerla a ti y a mí. Hagamos, haced las paces, amigos y compañeros.