En el presente blog puede leer poemas selectos, extraídos de la Antología Mundial de Poesía que publica Arte Poética- Rostros y versos, Fundada por André Cruchaga. También puede leer reseñas, ensayos, entrevistas, teatro. Puede ingresar, para ampliar su lectura a ARTE POÉTICA-ROSTROS Y VERSOS.



sábado, 23 de julio de 2016

POEMAS DE Herbert Toranzo Falcón


Herbert Toranzo Falcón, Cuba






Herbert Toranzo Falcón
(Ciego de Ávila, CUBA, 1972)

 (Fragmento)


La región incidental
(Premio Ala Décima 2016)


[…] la angostura del hombre acorralado
en las calvicies del despeñadero,
sombra de las metálicas gargantas,
promontorio amarillo de la muerte.

Pablo Neruda



Lo lindo es saber que uno puede cantar pío-pío
en las más raras circunstancias […].

Juan Gelman



CULTURA DEL DEBATE

La plaga [¿el qué?], las hormigas,
pueden estarse moviendo
incluso detrás [no entiendo]
de las líneas enemigas;
pueden haber [no me digas…]
creado un segundo frente
[no te escucho]. De repente
siento esa corazonada
[pamplinas]: la lucha armada
no es un proceso consciente,
devorador [no te creo];
ni siquiera perceptible.
[Qué más da…]. Lo más terrible
no es la sangre, el bombardeo
[¿cómo?], sino el redondeo
[te oigo muy mal] de emociones
[demasiadas explosiones],
de inequívocas batallas.
[¡Sigue hablando!]. [¡No te vayas!].
[¿Dónde estás?]. [¡¡No me abandones!!].



EL BUENO, EL SUCIO Y EL MALO

Sube el telón: aparece
de espaldas Giorgio de Chirico
pintando al sujeto lírico
de un poema de Pavese.
Baja y sube: me apetece
gritar que el barco zozobra.
Tercer acto: hay una cobra
que rodea el corazón
de un ángel. Baja el telón.
¿Cómo se llama la obra?



NOVELA EPISTOLAR

«Sábado 24 de noviembre».
Vaya talento para escribir fechas,
alguna que otra cita, frases hechas,
la oscuridad que el pánico no siembre.
Vaya oración mezquina y unimembre
para dejar el tiempo registrado
como un bolso a la puerta del mercado,
como la firma de un analfabeto,
como la ansiada muerte por decreto,
como el único asfódelo en el prado…



JUEGO PERFECTO

Pedazo de mente masticado,
devuelto por el catador;
cuerpo a través de un colador,
sumiso y descalificado.
[Cruzar el magma del cerebro a nado
será todo lo equivalente
que quieras a alejar el lente
para no engrandecer la oscuridad].
Trepanación ilícita de la otra mitad
[Pero no cicatriza con la mente
la insinuación del cuchillo,
no es agua al tiempo que provoca el vómito];
caballo de ajedrez indómito
que Bobby Fischer guarda en un bolsillo
[Subir el puente del castillo
con seguridad no es el remedio,
no va a impedir el asedio
de la tierra que Nadie aún reclama];
fuego para volcar sobre una llama,
para quitarnos del medio.
Yo no estoy bien de la cabeza
si he pensado semejante cosa
[Solo temo a la muerte si es gloriosa],
si a cambio de alguna pieza
disfruto de una sangre más espesa,
me consuelo con el desempate.
[Fischer no estaba loco de remate,
y eso es lo que nos preocupa].
Deberías cambiar el lente de la lupa.
[Fantástico]. No entiendo. [Jaque mate].



GANDALF EL GRIS

Desafortunadamente,
puedo hacer que no reviva
la flor; que caiga hacia arriba
la manzana; que reviente
la bombilla incandescente,
luminaria del cerebro.
Nada pasará si quiebro
mi varita. A lo mejor
hay algo más que una flor
en esa rama de enebro.



SOBREVIVIR POR DEBAJO

Hay una esquina, un saliente
que me llama la atención;
un espejo en la razón;
un vidrio opaco en la mente.
Hay una rara tangente
y un baluarte que se encorva
cuando la mirada torva
lo empuja, y una señal
que, por regla general,
me alivia pero me estorba.

No hay arpegio en el laúd
ni descanso en el respiro
ni memoria en el vampiro
que profana ese ataúd.
No hay riesgo en la multitud
ni sofisma en el teorema.
No es sucia la estratagema
ni urgente la manïobra.
Nada falta; nada sobra.
Creo que ese es el problema.



PUENTING

Esta es la misión. Comprendo
en qué principio se basa:
conservación de la masa
propensa al flujo, el remiendo.
Si continuamos cayendo
al terminar la caída
común, tal vez nada impida
que se estrelle el ascensor.
Sé que me escuchas, Señor.
Au revoir. Misión cumplida.



TESTIGO NO PRESENCIAL

Una linde, un ecuador
que, más que cruzar, transgredo
todos los días; un credo
sorpresivo, aterrador.
Un revólver sin tambor;
un ánima que se enfría.
Fobia, complejo, manía
de la conciencia en remojo.
Sátiro que cierra un ojo
para tomar puntería.

Los hechos tienen que ver
espuria, tangencialmente,
con la historia y con la gente,
con la mañana de ayer.
Soy yo quien tiene el poder
de escuchar tras la cortina
mientras otro yo propina
sus golpes y se aglomera
más gente, como a la espera
de la intervención divina.




LA REGIÓN INCIDENTAL

Supuestamente el cielo está nublado,
tiene forma y color, y no hace ruido.
Supuestamente es un malentendido
y un cargo de conciencia y un pecado.
Quiere decir que hay otro cielo al lado
que se derrumba sobre tu cabeza.
Supuestamente un barco lo atraviesa
por la misma razón intrascendente
que lo quiero abordar: supuestamente,
retórica, delirio de grandeza.

De tales conjeturas se desprende
que Moby Dick no va a salir a flote;
que hay un bote aledaño a nuestro bote
dentro del cual la vida no depende
solo del cuerpo físico; también de
cierta animosidad, ciertos fracasos,
como el no movimiento de los brazos,
la lucha por la pérdida del habla…
Buscar la salvación sobre una tabla
no es muy recomendable en estos casos.

_______________

Herbert Toranzo Falcón (Ciego de Ávila, 1972). Licenciado en Lengua y Literatura Inglesas y graduado del quinto curso de técnicas narrativas del Centro de Formación Literaria Onelio Jorge Cardoso. Ha recibido numerosos galardones por su obra en narrativa y en versos. Mereció el tercer premio en el XI concurso nacional de poesía Regino Pedroso (2007) por su poema en versos libres Circunstancias que ayudan y todo eso. Fue ganador en la especialidad de décima en el concurso Fundación de la Ciudad de Santa Clara, en el año 2008, con su libro Al revés de lo contrario, lauro que repitió en la edición del 2012 con su cuaderno El aeroplano amarillo. Con su obra Flower Power conquistó el segundo puesto en el Premio Iberoamericano Cucalambé 2010. Mereció el Premio Iberoamericano Cucalambé 2014 con su libro Aspavientos. Antes de esos premios, había publicado los poemarios Puente sobre el Estigia (Ediciones Ávila, 2002) y Poemas casi humanos (Editora Abril, 2006). En el 2016, conquistó el Premio Ala Décima en su edición decimoasexta, con su cuaderno La región incidental, galardón que se entregó en el XVI Encuentro Nacional Ala Décima.