En el presente blog puede leer poemas selectos, extraídos de la Antología Mundial de Poesía que publica Arte Poética- Rostros y versos, Fundada por André Cruchaga. También puede leer reseñas, ensayos, entrevistas, teatro. Puede ingresar, para ampliar su lectura a ARTE POÉTICA-ROSTROS Y VERSOS.



martes, 13 de octubre de 2015

POEMAS LUIS ÁNGEL MARÍN IBÁÑEZ

LUIS ÁNGEL MARÍN IBÁÑEZ, ESPAÑA




LUIS ÁNGEL MARÍN IBÁÑEZ,  ESPAÑA




CANTATA DEL ASOMBRO Y LA MATERIA


                                       Mientras trazo
                                       el segundo poema de mi muerte
                                       un cortejo de alabastros
                                       atraviesan el muro
                                       donde la sombra es un cuerno de caza.

                                       Restaurar los tatuajes
                                       se convierte en el último verso.

                                      La noche
                                      jamás es una flor oscura
                                      mas hay silbos veteados
                                      que golpean el azufre en las banderas.

                                      Todos los mementos tienen razón
                                      huir al otro lado de sí mismo
                                      es la misma senda.

                                      No importa que la luna
                                      oculte su ropero,
                                      y la luz
                                      sea el puño de un boxeador,
                                      en el fondo del último umbral
                                      siempre espera una taza de café.




APOCALIPSIS

Las cosas más importantes
que se han dicho sobre la vida
y el hombre han sido en griego”

Adriano.
Emperador Romano

                                 El Olvido con los brazos levantados
                                 se siente incapaz de tocar el infinito
                                 las transparencias giran
                                 pero las horas han perdido la memoria
                                 y ocultan los barcos en la sangre.

                                 Las llaves ya no saben abrir
                                 los postigos y el mar semeja
                                 una mariposa con los ojos vendados.

                                 El viento es un oculto Réquiem
                                 con vitrales propalados
                                 que agita el campanario del sudor.

                                 Da la sensación que Aristóteles
                                 no se ha hecho palabra
                                 y Fidias hubiese llevado
                                 sus frisos al otro lado del abismo.

                                 El Mundo está en una penumbra
                                 continua con unas manos invisibles
                                 que apresan todas las veletas.

                                 La Nada y el Todo son el mismo Absoluto
                                 tan turgente que cubre
                                 los cinco puntos cardinales.

                                 El arcoiris ha cambiado los colores
                                 y en su lecho ya no anidan las cigüeñas.

                                 El horizonte es una niebla equivocada
                                 que ha olvidado su traje nupcial.

                                 Y al fondo está Grecia
                                 rogando como un mendigo
                                 a la puerta de una siniestra catedral.




LOA

A Leopoldo María Panero



                              La demencia no tiene mudez
                              solo el astrolabio de unas columnas inflamadas.

                              Su semblante da sentido a la Eternidad
                              al refugio del muro
                              donde los astros deshojan la señal de la cruz.

                              Descargar su lucidez
                              es batir la luz del más blanco predominio.

                              Y aunque las máscaras embisten
                              con sudarios desconocidos
                              el Silencio triplica los ajuares.

                              No toquemos su mar
                              en cada ola bulle un Universo.

                              Recordando ese toque a vísperas
                              que busca el Paraíso
                              en el exilio desbocado de los signos.